RECICLAJE DE DESECHOS SÓLIDOS URBANOS EN TEMUCO, CHILE: TERCER AÑO Y TRANSFERENCIA AL MUNICIPIO (1)

 

E.Tosti- Croce A. (2), J.Zamora S. (2), V.de Jourdan R. (2), J.Gomá M. (2), L.Muñoz R. (3), P.Gómez(3)

(1) Proyecto de la Dirección General de Extensión y Comunicaciones, Universidad de La Frontera, Temuco, Chile, en Convenio con la I. Municipalidad de Temuco-Chile.

(2) Universidad de La Frontera, Casilla 54 D Temuco - Chile.

Fax: (56) (45) 325236 e-mail: etosti@ werken.ufro.cl

(3) Dirección de Aseo y Ornato de la I. Municipalidad de Temuco-Chile.

 

RESUMEN

 

Se hace una breve revisión histórica de lo que ha sido el manejo tradicional de los residuos sólidos urbanos y del reciclaje espontáneo que ha existido de algunos de éstos y de la problemática social relacionada con el reciclaje, con énfasis en Chile y en Temuco en particular. Se describe el tercer año de gestión del Proyecto Andes, para el Reciclaje de Desechos Sólidos de Temuco-Chile, y el estado de situación actual, a 7 meses de haber sido entregada la gestión de este sistema de captación de desechos desde la Universidad de La Frontera (UFRO) a la I. Municipalidad de Temuco (IMT). Se da cuenta de las medidas tomadas durante el tercer año de gestión UFRO, para enfatizar los aspectos de difusión y comunicación hacia la comunidad, como de los esfuerzos realizados para promover la consolidación organizacional del grupo de recolectores. Asimismo, se explican las estrategias asumidas por el grupo de la UFRO durante el tercer año, para integrar a los equipos técnicos y políticos de la IMT a la idea del Proyecto, ya que durante los dos primeros años el municipio prácticamente se mantuvo al margen de él y sólo lo financiaba. Finalmente, se presentan como referencia algunos aspectos cuantitativos de la recolección diferenciada de los desechos sólidos que hay en dos sectores de Temuco desde 1995. Se concluye que el reciclaje de desechos sólidos urbanos, abordado desde una perspectiva sistémica, es viable pero requiere de un permanente monitoreo multidisciplinario, dado que se está interviniendo en la comunidad. Este monitoreo, sin embargo, no debe agobiar a los recolectores adscritos, por tratarse de personas con problemáticas sociales muy complejas y porque, además, se trata de que ellos mismos asuman la conducción del proceso, llegando a ser capaces de autorregularse y desarrollarse como microempresarios. Se llega a la conclusión también que la viabilidad, en todo caso, está condicionada a que no se vea al reciclaje de residuos sólidos, por lo menos en esta etapa de implementación, como una fuente de recursos financieros para el municipio, sino más bien como una oportunidad de ordenar, en términos sociales, estéticos y ambientales a la ciudad, dando las facilidades para que la mayor cantidad posible de desechos sólidos urbanos tengan un destino más útil que el de ser sepultados.

 

INTRODUCCIÓN

 

Aspectos Generales

Es de conocimiento común que el manejo de residuos sólidos urbanos, en los últimos decenios, se ha ido transformando en un problema prioritario para los gobiernos locales, dada su vinculación con aspectos económicos, sociales, sanitarios y, en general, ambientales de la misma ciudad. Si a lo anterior se suma el generalizado proceso de crecimiento vegetativo y proporcional de las poblaciones urbanas, se entiende por qué la situación se ha tornado apremiante (Zepeda, 1995).

Históricamente, la disposición final de los desechos de los centros poblados pasó por varias etapas: desde botarlos en bermas de caminos o cuerpos de agua, hasta la habilitación de verdaderos vertederos para la sepultación de estos desechos. Lo que llevó al concepto de vertedero o sepultación de los desechos fueron, sin duda, razones de tipo sanitarias y de control de vectores (Tchobanoglous et al., 1994). A medida que la sociedad industrial fue desarrollándose, mayor cantidad de desechos fueron llegando a estos vertederos y la presencia de materiales no orgánicos, de muy lenta o nula biodegra-dación, se ha hecho cada vez más importante (Tchobanoglous et al., op.cit.). Es decir, la componente orgánica, por lo tanto biodegradable, de los desechos domiciliarios ha ido porcentualmente bajando (Arellano, 1996).

El resultado ha sido la saturación cada vez más rápida de estos depósitos de desperdicios (Montgomery, 1996). Además, estos vertederos no son neutros respecto al impacto ambiental que generan (percolados, gases, alteración del paisaje, etc.), lo que ha obligado a tomar medidas de atenuación cada vez más sofisticadas, según la realidad de cada país y de cada región (Montgomery, op.cit.). Cosecuencia de todo esto, es que cada vez resulta más difícil y costoso encontrar terrenos para estos fines, por la oposición de las comunidades cercanas.

Desde un punto de vista económico-social, hace bastante tiempo que a muchos de los desechos que se generan en una ciudad se les ha encontrado un destino útil y rentable económicamente, por lo que se ha procedido a la recuperación de ellos, con fines de reutilización o de reciclaje (sensu stricto). Ejemplos de ésto en Chile, son las antiguas fábricas de fonolitas, planchas de techo económicas hechas a partir de papeles y cartones de desecho mezclados con alquitrán, o las fábricas de "guaipe", estropajo para limpieza hecho a partir de restos de materiales para confecciones.

De esta forma, en muchos países surgen recicladores espontáneos, que en la recuperación de desechos urbanos encuentran una forma de sustento. En Chile, hace muchos años, existían los "hueseros" y los compradores de botellas y diarios, que recorrían esporádicamente diferentes sectores de las principales ciudades, buscando o comprando estos desechos, con el fin de comercializarlos posteriormente. En las ciudades que todavía tienen basurales o botaderos al aire libre, existen personas que "rebuscan" o "cachurean" entre la basura, salvando materiales susceptibles de ser comercializados. Esta última es la forma más primitiva de reciclaje e inaceptable desde todo punto de vista, por el riesgo sanitario individual y colectivo que significa el permanente contacto que estas personas tienen con basura de todo tipo. No es raro que estos "rebuscadores" o "cachureros" vivan en condiciones muy precarias en los mismos basurales o muy cercanos a ellos, criando allí a sus hijos y animales. En otros países, surgen personajes equivalentes como son, por ejemplo, los "pepenadores" de México o los "catadores" de Brasil.

A fines de los años ‘70 y comienzos de los años ‘80, en los países más industrializados el tema del reciclaje llega desde una perspectiva más ambientalista que social. Son las Organizaciones no gubernamentales (ONG) ambientalistas, el sistema educacional y las autoridades, los que apuestan por un cambio de actitud en el consumidor, para que ésta sea más eco-compatible. Es en este período que comienzan las campañas de difusión que promueven el reciclaje y la habilitación de recipientes para la recolección diferenciada de desechos (Tosti-Croce, obs. pers.). En el caso de las latas aluminio, estas campañas en pro del reciclaje comenzaron mucho antes en los Estados Unidos, en los años ‘60, impulsadas por las mismas empresas fabricantes de estos envases, dado que la materia prima virgen era y sigue siendo importada y de alto costo de procesamiento (Tchobanoglous et al., 1994).

A mediados de los ‘80, en Chile surge el "cartonero", es decir, aquella persona que dentro de lo que recolecta destaca el cartón y, en general, los derivados de celulosa, dado que en ese período se desarrollan empresas de gran tamaño que utilizan estos desechos como insumos, con necesidades de flujo muy altas y con poder de compra permanente. Esto llevó a que Chile rápidamente se ubicara en los primeros lugares en tasa de reciclaje de derivados de celulosa (Larraín el al., 1995). Los "cartoneros", a diferencia de los "rebuscadores", recorren en forma más o menos regular ciertos sectores de la ciudad, buscando desechos reciclables para captarlos antes de que los recoja el camión del servicio de aseo.

Situación de Temuco

El área de Temuco (incluyendo a la nueva Comuna de Padres Las Casas) consta actualmente de 250.000 habitantes aproximadamente y en ella se han instalado poderes compradores de algunos rubros de materiales reciclables. Esto ha causado que también allí existan "cartoneros", intermediarios y toda la red que se genera en torno a esta actividad. Lo que no es detectable actualmente, es la presencia de "rebuscadores", puesto que, desde fines de 1992, se cuenta con un vertedero de acceso controlado (Bahamondes, 1994, com.pers.).

En Temuco es habitual ver a "cartoneros" (hombres y mujeres) tirando de un carro de mano o en triciclos de reparto, acompañados de otros adultos e incluso niños, recorriendo la ciudad buscando desechos reciclables. Algunas de estas personas pueden llegar a desarrollar algún grado de vinculación con sus abastecedores, desde donde retiran estos residuos en forma rutinaria. Para los desechos reciclables que recogen, existen dos destinos posibles. La primera posibilidad es la venta inmediata de tales materiales a intermediarios que se ubican en lugares estratégicos de la ciudad, sea en las aceras o en locales establecidos. La segunda posibilidad es llevar todo lo recogido al propio hogar, para terminar de clasificar, limpiar y acopiar, para realizar la venta al intermediario en otro momento. En algunos casos, el intermediario va a ese hogar-bodega a recoger el material y en otros casos es el recolector quien se encarga de hacer el transporte al lugar de compra (Tosti-Croce, obs.pers.). Por cierto que la segunda posibilidad aumenta enormemente los riesgos de salud, toda vez que al hogar-bodega llegan materiales sucios que, en el proceso de limpiarlos, estos recolectores informales generan otros desechos que son abandonados en lugares no autorizados (microbasurales clandestinos) generando un problema al servicio de aseo municipal para poder retirarlos, dado que el acceso a esos lugares es, por lo regular, difícil. El otro grave problema que se presenta con estos hogares-bodega es que generan un problema de seguridad para todo el sector, toda vez que la mayor parte de los desechos acopiados son altamente inflamables.

Durante el segundo año de desarrollo de esta propuesta de ordenamiento, se detectó el caso de un grupo de 4 recolectores adscritos al Proyecto que siguieron con esa peligrosa práctica de acumular desechos en sus modestas casas y no utilizaban el Centro de Acopio, dejando éste sólo como bodega, sin darle movimiento a lo que allí tenían. Luego de reiteradas notificaciones, se les pidió que dejaran el Proyecto y se informó a la autoridad correspondiente de la situación de riesgo, la que procedió a notificarlos formalmente y a erradicar esos acopios (Muñoz, 1998, com.pers.). Situaciones de incendios a partir de estas bodegas no autorizadas ya han ocurrido en algunos sectores marginales de Santiago, con resultado de desgracias personales.

En cuanto a los compradores intermediarios, sólo algunos corresponden a ex recolectores, puesto que, en la mayoría de los casos, son personas con algún grado de educación y capacidad empresarial, que incursionan en esto como un nuevo negocio. Ellos compran a los recolectores, imponiendo usualmente sus condiciones y venden a las empresas reprocesadoras; son lo que pudiera llamarse "microempresarios del reciclaje". Estos intermediarios, en muchos casos, aprovechan la falta de regulación laboral, sanitaria y social de la actividad de recolector (el estado aún no la reconoce como tal), para abusar de una manera muy sutil de los "cartoneros" y establecer algo así como una repartición informal de territorios para operar. La simbiosis "cartonero / intermediario" no siempre se da (algunos venden directamente a las grandes empresas compradoras), pero si existe, suele ser muy estable en el tiempo. La falta de regulación legal y en particular laboral en esta actividad no se justifica, si se considera que el número de personas que se dedica a este oficio no es despreciable (Larraín et al., op.cit.) y contrasta, en todo caso, con el sí muy regulado aspecto tributario. En efecto, las empresas compradoras de materiales reciclables están obligadas a retener el IVA (Impuesto al Valor Agregado) en las facturas de compra. Este aspecto tributario del reciclaje, en todo caso, merece un mayor análisis, puesto que por estos materiales reciclables ya se canceló el IVA en los procesos industriales y comerciales que los generaron con anterioridad (Törey, 1995), lo que estaría en contradicción con el espíritu de este tipo de impuesto, que trata de optimizar la captación por parte del Fisco, pero sin duplicaciones de tributo sobre un mismo producto. Tal como existen actividades exentas de IVA, como por ejemplo el transporte de pasajeros en Chile, se podría perfectamente pensar que también el reciclaje fuera una de ellas.

A fines de 1993, en la Facultad de Medicina de la Universidad de La Frontera de Temuco, como se informó en esta misma instancia, en versiones anteriores (XI Congreso Chileno AIDIS, Santiago, Octubre 1995 y XXV Congreso Interamericano AIDIS, Ciudad de México, Noviembre 1996), surge una propuesta para ordenar el reciclaje que se estaba realizando de manera informal en la ciudad y potenciar la captación de desechos. El enfoque de esta propuesta pretende ser sistémico, es decir trata de involucrar a todos los actores que participan en el proceso de reciclaje y de integrar los distintos aspectos que éste tiene. Esta propuesta se materializa y se pone en marcha en enero de 1995, gracias a un Convenio que se establece entre la Universidad y la I. Municipalidad de Temuco.

Durante ese primer año de ejecución del Proyecto, se habilitó el primer Centro de Acopio, con carácter de piloto o experimental, en un sector residencial de Temuco, incorporando a 4 cartoneros que habitualmente recorrían el mismo sector. El Centro de Acopio cuenta con un contenedor de 20 pies3 (14,6 m2) reacondicionado y tiene como equipamiento: una balanza para 200 kg., dos carros, estantería, mesa y 5 tambores de 60 litros para el vidrio al kilo. A los recolectores se les proporcionaron, además zapatos, guantes de seguridad, cotonas, capas de agua y credencial intransferible. El área de cobertura abarcó aproximadamente 1.000 familias y en ella se establecieron rutinas de recorridos, que comenzaron en junio de 1995. Previo a la instalación física del Centro de Acopio, por cierto se hizo un cuidadoso trabajo de diálogo con la Junta de Vecinos del Sector, la que desde el primer momento apoyó la idea.

En el segundo semestre de ese mismo año se abordó el Sector Céntrico de Temuco y, al igual que en el Sector Residencial, se invitó a integrarse a los "cartoneros" que recorren esa área. En este caso el grupo era más numeroso que en el Sector Residencial y, finalmente, se integraron 20 personas, las que fueron asignadas en 5 nuevos Centros de Acopio, de las mismas características que el primero. Estos Centros de Acopio fueron instalados en distintos puntos, dentro del perímetro definido como Sector Céntrico y el área de cobertura abarca aproximadamente 900 locales comerciales, 7 establecimientos educacionales y gran número de instituciones financieras y de servicios. Se asignaron los locales a atender por recolector, respetando los vínculos ya establecidos y las actividades de estos 5 Centros de Acopio comienzan en julio de 1996. Al igual que en sector anterior, antes de la instalación de los Centros de Acopio, se dialogó con las fuerzas vivas de la comunidad, consiguiendo el importante apoyo de las Directivas de las Cámaras de Comercio, las que dan todo su apoyo.

 

OBJETIVOS DE LA TERCERA ETAPA

 

A los objetivos iniciales de este Proyecto para los dos primeros años (Tosti-Croce et al., 1996), en el tercer año de gestión (1997), se agregaron: A) consolidar la organización interna de los recolectores, B) mejorar los aspectos comunicacionales hacia la comunidad y C) promover acciones tendientes a la adecuada transferencia de gestión al Municipio local.

 

METODOLOGÍA

 

Para consolidar la organización interna del grupo de recolectores, se desarrollaron acciones que permitieron promover el desarrollo personal y conocimiento recíproco de los recolectores, como son las reuniones quincenales, un curso de alfabetización y el apoyo para la constitución de una directiva democráticamente elegida.

Para mejorar lo aspectos comunicacionales, se editó un Boletín de carácter mensual que fue distribuido gratuitamente en los sectores que cubre el Proyecto. Asimismo, se preparó material gráfico montado en paneles, para hacerlos circular por distintas instituciones y lugares de circulación de público, con énfasis en los establecimientos educacionales. Además, se continuó con charlas, iniciadas en el año anterior, en las comunidades educativas. Por otro lado, se ponen en marcha acciones tendientes a la realización de un documental en video del Proyecto, para apoyar la labor de difusión.

Para promover una adecuada transferencia al Municipio local, a partir de marzo del tercer año, se integró al equipo de coordinación y ejecutor del Proyecto un funcionario técnico del Municipio y se diseñaron acciones que permitieran sensibilizar, en torno al manejo de residuos sólidos, tanto la parte política del Municipio como la parte técnico - directiva.

 

RESULTADOS

 

Consolidación del grupo de recolectores

Para entender los progresos en esta área, hay que tener presente los siguientes aspectos. En primer lugar, los conflictos internos que hubo dentro del grupo de 4 recolectores del primer Centro de Acopio en el Sector Residencial, no es equivalente a la que se presentó al comienzo, dentro del grupo de 20 recolectores de los Centros de Acopio del Sector Céntrico. Si en el primero los conflictos eran muy pocos y circunscritos a asuntos intrafamiliares domésticos (tenían vínculos familiares entre si), en los segundos la conflictualidad interna era muy alta, debido a que, además de ser más numerosos, en múltiples oportunidades habían tenido episodios de rencillas o disputas por los materiales reciclables de uno u otro. Al comienzo, el nivel de desconfianza recíproca era muy elevado. Luego del abandono de hecho de dos recolectoras y la solicitud de retiro, por reiterados incumplimientos que se les hizo a otros 4, el grupo de recolectores del Sector Céntrico quedó estabilizado en 14.

 

Dado que varios de los recolectores estaban en una situación de escolaridad muy deficitaria, en abril de 1997 y luego de algunas gestiones, 12 personas, entre recolectores del Proyecto y parientes se inscribieron en un Programa de nivelación de la escolaridad patrocinado y organizado por la Universidad de La Frontera para su propio personal. En septiembre de 1997, 8 personas terminaron el programa de nivelación de escolaridad. Las que no lo terminaron fue porque se retiraron por razones familiares o de salud.

En julio de 1997, se constituyó la primera directiva del total de 16 recolectores, elegida democráticamente por sus pares y en diciembre del mismo año se constituyeron como "Organización funcional", registrada ante el Municipio.

Los logros alcanzados en esta área fueron posibles por varias razones, pero estimamos que las siguientes pueden ser las más importantes:

- Cumplir cabalmente los compromisos asumidos con los recolectores, por banales que parezcan.

- Dar un trato respetuoso al recolector , aunque no distante.

- Reiterar conceptos como la unidad y la colaboración recíproca.

- Actuar con transparencia.

- Aprovechar los recursos ya existentes en la sociedad, en beneficio del grupo (salud, educación, etc).

- Promover el desarrollo personal de los recolectores y escuchar sus problemáticas (Asistente Social)

- Acoger ideas y socializar las propuestas.

Comunicación y Difusión

Boletín. En abril de este año apareció el primer número del Boletín del Proyecto, que consistió en un folleto tamaño medio oficio de cuatro carillas, a un color . En él hay un Editorial, secciones de entre-vistas, de actualidad o novedades, de explicaciones técnicas, etc. El Boletín es de carácter mensual, gratuito y la distribución se realiza por dos vías: oficial y comunitaria. La oficial consiste en que, a través de correo, se envían ejemplares del Boletín a un protocolo de autoridades e instituciones y además, en forma personal, se entregan ejemplares de éste en todos los establecimientos educacionales presentes en las áreas de cobertura o que se encuentran muy próximos. La vía comunitaria es la distribución que realizan los mismos recolectores. Cada edición tuvo una tirada de 1.000 ejemplares.

Paneles de difusión. En agosto de 1996, se preparó material gráfico para una exposición de la Universidad de La Frontera, con ocasión del lanzamiento de una Campaña Interna de Reciclaje, que se originó precisamente como consecuencia del Proyecto de reciclaje que la Universidad estaba llevando a cabo en la comunidad. En esta exposición se daban a conocer los objetivos del Proyecto, logros alcanzados, etc., todo ilustrado con fotografías, recortes de prensa y material de difusión como trípticos, adhesivos, etc. Esto sirvió de base para que este material fuera exhibido en otros ámbitos como material de difusión. Sin embargo, se presentaba la dificultad de lo lento que resultaba armar cada exposición, por lo que se consideró oportuno poner este material gráfico en paneles especialmente acondicionados, a partir de cartones de embalaje, lo que facilitó el traslado y redujo a nada el trabajo in situ. Estos paneles son de 1,9 m de alto por 1,8 m de ancho, pueden plegarse y mantenerse cerrados durante el traslado. Sencillamente los paneles se llevan y se abren. De esta forma, el Proyecto pudo estar presente con información explicativa y motivadora por lapsos aproximados de una semana en bancos, dependencias municipales, colegios, liceos, jardines infantiles, dependencias universitarias, exposiciones ambientalistas, Municipalidad, Congreso de Profesores de Ciencias, Consultorios Munici-palizados y dependencias del Diario local. Justamente a raíz de la exposición en este último lugar, el Proyecto se hizo merecedor de un espacio editorial en "El Diario Austral" de agosto de 1997, en el que se destacaban las bondades del Reciclaje. Estos paneles también han sido utilizados como escenografía de fondo durante la grabación de una entrevista televisiva de un canal local y aparecen en el documental de televisión que se menciona más abajo.

Medios de Comunicación Social. Si bien desde siempre se tuvo claridad respecto a la importancia de contar con el apoyo de los medios de comunicación social para la tarea de Difusión, durante la tercera etapa se puso especial énfasis en ello y es así como se desarrolló un excelente vínculo de colaboración con El Diario Austral de Temuco, el que siempre tuvo la mejor disposición para publicar notas, artículos e incluso un espacio editorial sobre el Proyecto. Las radios locales también fueron muy colaboradoras y en múltiples ocasiones realizaron entrevistas en vivo sobre el Proyecto. De la red local de televisión estatal, Televisión Nacional - Red Araucanía, durante el tercer año de gestión, el Proyecto no fue sujeto de nota alguna. En los años anteriores el Proyecto fue reporteado y salió al aire en 2 oportunidades, por lapsos cercanos al minuto.

Sin perjuicio de lo anterior, durante el tercer año se logró que una Productora que trabaja para Televisión Nacional Central, elaborando un programa cultural misceláneo llamado "Tierra Adentro", viniera especialmente a Temuco a reportear el Proyecto. El resultado de este trabajo fue un documental de 16 minutos de alta calidad de imagen, libreto y edición que salió al aire, con cobertura nacional y señal internacional, a fines de septiembre. Este contacto con los profesionales de "Tierra adentro" se consiguió por un ofrecimiento que se les hizo a través del correo electrónico, en orden a que nuestro Proyecto podía ser tema para su programa. El impacto que este documental tuvo hacia la comunidad y hacia el interior del grupo humano que en trabajaba en el Proyecto, sin duda fue muy positivo, dado el poder de penetración incuestionable que tiene la televisión. Además, el mentado documental sirvió de apoyo en exposiciones a colegios, instituciones , congresos y fue un agente motivador para dar inicio a campañas de reciclaje de otras comunas del País.

 

TRANSFERENCIA AL MUNICIPIO

 

Por razones de dinámica social y de los tiempos necesarios para ejecutar lo programado, como ya se ha indicado, el original Proyecto de un año se extendió a un segundo año y luego a un tercero, asignándose cada vez un nuevo presupuesto. Sin embargo, el equipo responsable del Proyecto, siempre tuvo claro que en algún momento el Municipio, con sus equipos técnicos, debía evaluar los logros y falencias de este Proyecto, para decidir su mantención en el tiempo o bien suspenderlo.. Desde un inicio, se esperaba que los equipos técnicos y políticos manifestaran un gran interés por el Proyecto, cosa que en realidad no fue muy evidente, más bien era la Universidad que lo llevaba adelante.

A mediados del segundo año de ejecución y quedando claro que no ocurría la esperada vinculación con los equipos técnicos (Dirección de Aseo y Unidad del Medio Ambiente), ni tampoco con la parte política, surgió la seria preocupación respecto a la preparación del Municipio para recibir y continuar con este Proyecto. Por este motivo, se solicitó una reunión con el Alcalde y el Concejo en noviembre de 1996, para informar y discutir acerca del futuro del Proyecto pero, lamentablemente, no fue posible realizarla por coincidir con período post eleccionario y de transferencia de parte de la ciudad al nuevo Municipio de Padre Las Casas.

Por solicitud expresa del Municipio de Temuco, a fines de diciembre de 1996, el equipo responsable del Proyecto aceptó continuar a cargo del Proyecto por un tercer y último año, pidiendo sí que en el nuevo Convenio quedara estipulado que el Municipio nombraría a un funcionario técnico para que se integrara al grupo de trabajo y así pudiera conocer el Proyecto desde adentro. Esto se hizo y se nombró al Jefe del Departamento de Aseo, quien en marzo de 1997 se integró a las actividades del equipo, tanto en las reuniones de planificación y análisis, como en las que regularmente se realizaban con los recolectores.

Respecto al involucramiento del cuerpo de Concejales, es decir la parte política, se comisionó al Sub Director del Proyecto, que además es Concejal de Temuco y Presidente de la Comisión de Salud y Medio Ambiente del nuevo período, para que gestara una estrategia que permitiera alcanzar ese fin. Es así como se hizo una ronda de reuniones entre Comisión de Medio Ambiente y las partes involucradas. En la primera reunión se citó al Director del Proyecto Andes para que presentara el estado de situación y posteriormente, se hicieron sendas reuniones entre dicha Comisión con Dirección de Aseo y con las Cámaras de Comercio de Temuco, para oir sus impresiones.

Para facilitar el involucramiento municipal, además se realizó una gestión con dos Municipios de Brasil, con los que se había tomado contacto en los Congresos de la AIDIS (Santiago, 1995 y Ciudad de México, 1996), para que un funcionario técnico y uno político de la Municipalidad de Temuco pudieran conocer en terreno las múltiples acciones innovativas que allá se realizan en el manejo de los desechos sólidos urbanos. La visita técnica del Director de Aseo y del Concejal Presidente de la Comisión de Medio Ambiente a Curitiba y Belo Horizonte, se realizó en el mes de septiembre, al regreso de la cual hicieron una presentación formal de lo conocido en esas ciudades.

Las consecuencias y efectos que esta visita tuvo se pueden apreciar a través de los siguientes aspectos: 1) el Proyecto se mantuvo vigente después de haberse realizado la transferencia desde la Universidad al Municipio, 2) el Municipio contrató por media jornada al profesional que se había desempeñado como Asitente Social del Proyecto, con funciones similares, 3) el Concejo Municipal aprobó la asignación de recursos especiales para que esta modalidad de captación de desechos se pueda desarrollar durante 1998, 4) el Municipio, ha manifestado formalmente su conformidad por el desarrollo de esta modalidad de captación y disposición de los desechos que se generan en dos sectores de la ciudad y estima que el balance general de la gestión y los resultados obtenidos han sido positivos (Muñoz, 1998, com.pers.)

 

PRODUCCIÓN

 

El aspecto estadístico de los volúmenes reciclados en esta etapa no fue lo más importante, ya que, como se explicó al comienzo, se dio prioridad al desarrollo y consolidación del grupo de recolectores y a la difusión hacia la comunidad. Si bien se explicó reiteradamente a los recolectores la importancia de llevar un registro de los volúmenes reciclados, como una forma de tener argumentos concretos para convencer a las autoridades de que es conveniente promover e invertir en reciclaje, no se insistió demasiado para no despertar una actitud de desconfianza o de susceptibilidad. Sin perjuicio de lo anterior, algunos aspectos cuantitativos se tienen, por el registro que llevan algunos recolectores y en base a la información entregada por los compradores finales.

Sector Residencial

Como ya se informó (Tosti-Croce et al., 1996) el Centro de Acopio del Sector Residencial produjo un promedio total mensual de 3.000 kg. app., durante el primer año de funcionamiento. Esto incluía los derivados de celulosa y los envases de vidrio en una proporción aproximada de 65% y 35%, respectivamente. Se estima que estos volúmenes deben haberse incrementado por la incorporación como colaboradores de algunos colegios e instituciones del Sector. Sin embargo, estos volúmenes tienen que haberse visto mermados durante el segundo y tercer años, dado que 2 de los recolectores de ese Centro de Acopio abandonaron el Proyecto por otras ofertas laborales y su reemplazo, por diferentes motivos, no fue fácil. El resultado es que ya hace algunos meses en ese Centro de Acopio trabaja un solo recolector.

Sector Céntrico

El registro de los volúmenes de material reciclado de los 5 Centros de Acopio del Sector Céntrico durante el tercer año es incompleto, por las dificultades que tienen algunos de los recolectores para llevar un registro. Se tiene la información de SOREPA, la empresa compradora de papeles y cartones, respecto de los volúmenes de dos unidades de recolección, dado que ellas venden en forma directa y no a través de intermediario. Además, la misma empresa ha entregado los volúmenes que entrega el intermediario. Respecto del polietileno (de baja y de alta densidad), se tiene la información de TEMUPLAS, la empresa compradora

Papeles y cartones. En el registro de SOREPA (Jones, 1997, com.pers.) desde mayo de 1996 a julio de 1997, para 2 unidades de recolectores de dos personas cada una, se observa un promedio global mensual de 3.682 kg. (ver Tabla 1, Gráfico 1 y Gráfico 2). Con esto, se podría estimar que la capacidad de recolección mensual de cada persona es aproximadamente de 1.800 kg., por lo cual, la capacidad total de captación de papeles y cartones del grupo de 14 recolectores del Sector Céntrico era aproximadamente de 25,2 ton / mes, las que sumadas a las 2 ton /mes aproximadas que captaban las 2 recolectoras del Sector residencial, da un total aproximado de 27 ton / mes.

 

Promedios (kg)

Prom. (A + B)

Recol. A

4.211

3.682

Recol. B

3.153

Intermediario

61.309

 

Tabla 1: Promedios en kg/mes de papeles y cartones adquiridos por SOREPA a dos unidades de recolectores de dos personas cada una, entre mayo ‘96 y julio ‘97, comparado con lo que se compró al intermediario.

 

Gráfico 1: Totales mensuales entregados a SOREPA por dos unidades de recolectores del Sector Céntrico y por el Intermediario.

Gráfico 2: Totales mensuales de dos unidades de recolectores del Sector Céntrico, de dos recolectores cada una.

 

 

 

Polietileno. Como ya se indicó, la empresa que en Temuco compra el polietileno en film, de alta y baja densidad, es TEMUPLAS. Inicialmente, esta empresa realizaba la compra a través de un intermediario, pero luego decidió hacerlo en forma directa a los recolectores por problemas con la calidad de lo que entregaba el citado intermediario. Con este fin, la empresa tomó contacto con el Proyecto y se organizó una visita técnica a la Planta con el grupo de recolectores, para conocer y entender las especificaciones técnicas cualitativas del producto que ellos requieren. Durante 12 meses de adquisición directa, la citada empresa no manifestó quejas respecto al producto que los recolectores entregaban y las compras se hacían cada 15 días. Según el registro de compra, el promedio mensual/Centro de Acopio, en este Sector, giraba en torno a los 1.100 kg. y con una tendencia hacia el alza (Jiménez, 1997, com.pers.). Sin embargo, a partir de fines de julio de 1998, Temuplás suspendió las compras de polietileno puesto que "no se estaban respetando las especificaciones de limpieza" (Bahamondes, 1998, com.pers.) y entonces se estaba esperando la puesta en marcha de una empresa subsidiaria que contaría con equipamiento adecuado y que, por lo tanto, podría recibir el polietileno en esa condición y reiniciarse las compras.

Aluminio. No se tiene registro de 1997 dado que sólo a mediados de ese año este rubro comenzó a tomar cierta relevancia, pero actualmente está tomando una importancia relativa cada vez mayor por el rápido incremento en el precio de compra. En efecto, a comienzos de 1997 se pagaba $100/kilo, a mediados de ese mismo año $200/kilo y en la actualidad (agosto, 1998) ha subido a $250/kilo.

Vidrio. No se tiene información en detalle para este Sector durante 1997, pero es claramente un rubro marginal y poco significativo, si se compara con lo que ocurre en el Sector Residencial.

Globalidad actual

El volumen total de captación mensual de desechos reciclables, en la actualidad, es de alrededor de 16,5 ton/mes (ver Tabla 2). La disminución respecto a las 27 ton/mes que se había estimado para 1997, se podría explicar por distintos factores: la nueva disminución que ha sufrido el precio de los derivados de celulosa, la deserción de tres recolectoras, por lo que el grupo actualmente se redujo a 13 personas (Quezada, 1998, com.pers.) o bien, porque la actual medición se hizo en base a lo declarado por los recolectores y no sobre la base de lo efectivamente comprado por las empresas.

Rubro

Promedio mensual (kg)

Cartones

11.108

Papeles

4.497

Polietileno (alta y baja densidad)

692

Envases vidrio

124

Latas aluminio

68

Metales

11

Total

16.500

Tabla 2 Promedios mensuales y por rubro de desechos captados entre enero y julio 1998, en los dos sectores de Temuco atendidos por el sistema de reciclaje, en base a lo declarado por los recolectores formalizados (Muñoz, 1998, com.pers.).

 

CONCLUSIONES

 

Todos los objetivos planteados para la tercera etapa se alcanzaron. Esto no significa que en este tema no haya nada más que hacer, ya que se requiere estar muy atento para suplir las carencias que se presentan al ejecutar un proyecto de tan alta interacción con la comunidad como es éste. Es sabido que una de las principales características de laspersonas, es la generalizada resistencia al cambio, por lo que hay que tener mucha perseverancia para seguir adelante. En este caso, los frentes son tres: el público, los recolectores y las instancias técnicas y políticas municipales, que por ley deben afrontar la temática de los desechos sólidos.

En cuanto al cambio de actitud de la comunidad, atribuible al esfuerzo comunicacional realizado en la última etapa de gestión Universitaria del Proyecto, se puede afirmar que este cambio está ocurriendo aun cuando de manera incipiente. Algunos de estos indicadores son: a) El creciente número de llamadas que se recibieron desde instituciones, establecimientos y particulares para consultar acerca de cómo podían integrarse al Proyecto, como asimismo un aumento en los colaboradores (personas e instituciones que entregan). b) El aumento de interés por parte de los medios de comunicación por tener información acerca del Proyecto y publicar acerca de él. c) La buena disposición que se encuentra en las instituciones oficiales para apoyar esta iniciativa.

En el caso de los recolectores, el cambio de actitud debe ser hecho de tal forma que no violente el modo de ser de las personas, puesto que, por su condición de marginales, inicialmente tienen dificultades para entender conceptualizaciones nuevas, muchas veces presentadas en códigos lingüísticos no familiares. Asimismo, no se debe olvidar que lo que se perseguía era desarrollar a estas personas, pero manteniendo su independencia. El primer nivel organizacional de los recolectores es ya una realidad, dado que fueron capaces de constituir una directiva y registrarse oficialmente como "Organización funcional".

El nivel de involucramiento, tanto de la parte técnico-directiva como de la parte política del Municipio, sin dudas hizo progresos notables respecto a los dos primeros años. Prueba de ello es que durante este medio año de gestión, lo han hecho bien y ellos se encuentran satisfechos por los resultados obtenidos, sin embargo, aún falta un reglamento oficial que obligue a los usuarios a entregar sus desechos reciclables en la forma y momento adecuados.

La productividad mensual del actual grupo de recolectores (13 personas) es de por lo menos 16,5 ton/mes y la recolección diurna es aproximadamente un 50% del total que se capta por reciclaje.

 

REFERENCIAS

 

Arellano, J., M.L.Rivas, X. Alegría, J.Monreal, A.Rihms y A.Sancha 1996 Estudios de composición y proyección de residuos sólidos domiciliarios en Santiago y Estudio de mercado de reciclaje. Prevención de la contaminación 4(1): 16-21

Bahamondes, Juan Carlos., ex-Director de Aseo y Ornato I. Municipalidad de Temuco, actual Gerente de Operaciones de Temuplás, Temuco.

Jiménez, José, Encargado de Planta de Reciclaje de Temuplás, Temuco

Jones, Germán, Administrador Sucursal Temuco, Sociedad Recuperadora de Papeles y Cartones

Larraín, L., J.Hurtado y P.Ramírez 1995 Ecología de Mercado. Editado por Fundación Libertad y Desarrollo, Santiago, Chile, pp. 88.

Montgomery, R.H. 1996 Clausura de botaderos antiguos. Prevención de la Contaminación 4(4): 18-21

Muñoz, L. Jefe Departamento de Aseo, I. Municipalidad de Temuco

Quezada, Elvira Presidenta del Grupo de recolectores formalizados de desechos reciclables de Temuco.

Tchobanoglous G., H.Theisen, S.Vigil 1994 Gestión integral de residuos sólidos. McGraw-Hill/Interamericana de España, S.A. Vol 1 y 2, pp 1107

Törey, S. 1995 La urgencia de un rayado de cancha. Ambiente y Desarrollo XI(2): 19-24

Tosti-Croce, E., J.Zamora, V.de Jourdan, A.Otárola, J.Gomá y C.Isaacs 1996 Propuesta sistémica en reciclaje de desechos sólidos: Experiencia en Temuco, Chile. Memorias XXV Congreso Interamericano de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, Ciudad de México Vol. III: 42-45

Zepeda, F. 1995 El manejo de residuos sólidos municipales en América Latina y el Caribe. OPS/OMS, División de Salud y Ambiente, Washington. pp. 68