1. INTRODUCCIÓN

 

Los servicios de limpieza urbana y municipal comprenden los servicios de recolección, (según se indica en el Cuadro a conttinuación) y el tratamiento de los residuos sólidos y su disposición final, tal como se verá en el Capítulo V.

 

En general los servicios de limpieza absorben entre el 7 y 15 % de los recursos de un presupuesto municipal, y de ellos cerca de un 50 % se destina a la recolección y al transporte de los residuos sólidos.

 

Una buena gestión de esos servicios, que están entre los más visibles, con lleva una buena aceptación de la administración municipal por parte de la ciudadanía. Además, su optimización significa un ahorro significativo de los recursos públicos.

 

TABLA 4-1

Servicios de Limpieza

 

SERVICIOS

DE

LIMPIEZA

ACONDICIONAMIENTO

RECOLECCION Y TRANSPORTE DE RESIDUOS DOMICILIARIOS

RECOLECCION Y TRANSPORTE DE RESIDUOS DE SERVICIOS DE SALUD

OTROS SERVICIOS DE LIMPIEZA

  • Barrido
  • Poda y deshierba
  • Limpieza de playas
  • Limpieza de ferias
  • Limpieza de cloacas y alcantarillas
  • Quita de animales muertos
  • Recolección de residuos voluminosos y escombros

 

 

    1. Acondicionamiento de los Residuos

 

Los residuos sólidos son tratados y dispuestos en sitios alejados de su punto de generación el envío de los residuos sólidos a esas áreas implica una fase interna y una fase externa. La primera, bajo la responsabilidad del generador (residencia, establecimiento comercial, etc.) comprende la recolección interna, el acondicionamiento y el depósito. La fase externa abarca los llamados servicios de limpieza. Esta última fase es responsabilidad de las administraciones municipales.

 

En la etapa que precede a la recolección externa, los residuos deben ser colocados en sitios y recipientes adecuados, para evitar:

 

  1. accidentes (residuos contaminantes);
  2. proliferación de vectores (insectos, roedores, etc.) y animales indeseables o peligrosos;
  3. impacto negativo sobre la vista y el olfato;
  4. heterogeneidad (en el caso de que haya recolección selectiva).

 

Aunque el acondicionamiento sea responsabilidad del generador, la administración municipal debe ejercer las funciones de regulación, y fiscalización,inclusive en el caso de los establecimientos de salud, con miras en asegurar condiciones sanitarias y operacionales adecuadas.

 

La forma como se almacenan los residuos sólidos está determinada por:

 

 

En términos generales, los recipientes deben ser estancos, resistentes y compatibles con el equipo de transporte.

 

TABLA 4-2

Formas de acondicionamiento

Pequeños volúmenes

  • Cestos recolectores en la acera
  • Recipientes basculantes
  • Recipientes basculantes en carritos
  • Tambores
  • Bolsas plásticas

Grandes volúmenes

  1. Contenedores

 

La elección del recipiente puede hacerse según el tipo de residuos, como se describe a continuación.

 

      1. Acondicionamiento para volúmenes pequeños

 

Cestos recolectores en la acera

 

Son recipientes colocados en sitios públicos, tales como calles, plazas, parques y playas, para recibir los residuos sólidos de los transeúntes y usuarios. En las calles de gran afluencia, los deben colocarse a 50 m unos de otros, como máximo. Pueden ser metálicos o de material plástico, y deben estar hechos en forma tal, que se le facilite al barrendero la tarea de vaciarlos.

 

Las campañas de educación de la ciudadanía en cuanto a limpieza pública serán más eficaces si hay equipos y condiciones adecuadas que faciliten la recolección de residuos, lo cual también reduce los gastos del barrido.

 

Recipientes basculantes

 

Son recipientes que poseen un sistema de pivote para quitar los residuos, haciéndose menor esfuerzo. En caso de estar destinados a recibir materia orgánica, los recipientes deberán también poseer un sistema de captación de líquidos y salida de gases. Son usados en Europa y los Estados Unidos.

 

FIGURA 4-1 – Recipiente basculante

 

 

 

Recipientes basculantes en carritos

 

Especialmente destinados al barrido de calles y áreas públicas, son recipientes asociados a carritos, generalmente de dos ruedas; pueden disponer de dos sectores: uno para llevar a los residuos sólidos, y otro para las pertenencias del barrendero.

 

Tambores

 

Tambores de 200 litros o menores, se pueden también usar como recipientes para los residuos sólidos. Sin embargo, deben estar provistos de asas para el manejo y tapas, a fin de evitar los malos olores y que entre animales. El tambor debe retener líquidos y ser de un material resistente a la corrosión, como acero pintado o plástico.

 

Bolsas plásticas

 

Para el generador, el empleo de bolsas plásticas, posee la ventaja de que evita el robo del recipiente rígido. Para el servicio de recolección, las bolsas plásticas presentan las siguientes ventajas sobre los recipientes rígidos.

 

  1. requieren menor esfuerzo de los recolectores;
  2. reducen el tiempo de recolección;
  3. impiden la absorción de agua de lluvia;
  4. disminuyen la contaminación sonora.

 

Normalmente, en el barrido se usan bolsas plásticas para almacenar sólidos. comúnmente el sector de proveeduría o de compras de la intendencia encuentra dificultades en la especificación y la provisión regular de materiales adecuados. se sugiere la adopción de contratos de suministro de bolsas plásticas para los residuos sólidos, con una cláusula sobre el control de calidad.

 

Las pruebas de muestreo se deben hacer en laboratorios especializados, para que se garantice la calidad del producto.

 

El material debe ser resistente ala perforación y no debe ser transparente. En Brasil existen normas técnicas del instituto de investigaciones tecnológicas (IPT) y del la asociación brasilera de normas técnicas (ABNT) que describen las metodologías de ensayos para la evaluación de esos requisitos (IPT-NEA 26, 36, 57, 58, 59 o NBR-9190, 9191).

 

Tanto para los residuos livianos (residuos sueltos, domiciliares y de oficina), como para residuos pesados (residuos del barrido de calles, y de restaurantes) las bolsas pueden ser fabricadas con material reciclado o virgen, siempre que cumplan las especificaciones establecidas.

 

Las bolsas para los residuos sólidos pueden ser de cualquier color (en general el color amarillo o blanco es reservado para residuos de servicios de salud), siempre que no permitan la visibilidad de su contenido. Los requisitos normalizados para su adquisición son:

 

  1. Dimensiones planas (ancho, largo y alto);
  2. Capacidad volumétrica;
  3. Resistencia a la caída;
  4. Resistencia al levantamiento.

 

      1. Acondicionamiento de volúmenes grandes

         

        En el almacenamiento de volúmenes grandes de residuos provenientes de: comerciales e industriales, puntos de etrega voluntaria de materiales reciclables, residuos sólidos domiciliarios en diversos países y algunas veces en zonas de viviendas precarias, se utilizan recipientes especiales denominados contenedores, que se pueden dividir en:

         

        Contenedores recolectores basculantes estacionarios

         

        Son recipientes que pueden ser levantados por el vehículo recolector, lateralmente o por detrás, para vaciar los residuos sólidos que contengan. En general, poseen una capacidad de 0,7 a 2,0 m.

         

        FIGURA 4-2 – Contenedor basculante

         

         

         

        Contenedores intercambiables

         

        Son recipientes que, cuando lleno son removidos y sustituidos por recipientes vacíos. Los vehículos que los recogen están dotados de un equipo de levantamiento.

         

        Estos recipientes tienen una capacidad aprox. de 3 m3 y se mencionan entre los tipos de contenedores comunmente llamados "volquetes".

         

        La colocación de recolectores de grandes volúmenes en zonas marginales u otras áreas de difícil acceso para el vehículo recolector, puede volverse un problema debido al vertido de escombros, animales muertos y otros residuos incompatibles con el sistema de recolección. la quema de los residuos sólidos contenida en ellos y la transformación del sitio en un pequeño basurero a causa de los residuos depositados a su alrededor, son problemas que se observan con frecuencia.

         

      2. Residuos de los servicios de salud y hospitalarios

 

La responsabilidad por su recolección y transporte es del generador. Sin embargo en la páctica la intendencia finalmente hace u orienta y fiscaliza dicha recolección.

 

Cerca del 30% en peso de los residuos generados en los establecimientos de salud son contaminados y deben tener un tratamiento especial en cuanto a su sistema de recolección y disposición fina. Es necesario resaltar que los restantes 70% son potencialmente contaminantes debido a las deficiencias y dificultades de gran parte del sistema de salud.

 

Acondicionamiento

 

Bolsas plásticas

 

El acondicionamiento de los residuos comunes se realiza en bolsas plásticas negras o contenedor con tapa compatible con los equipos utilizados por el servicio de recolección municipal.

 

Para los residuos contaminados infecciosos se utilizan bolsas de polietileno virgen de espesor mínimo 80 micras, color amarillo con pictograma en color negro. Tamaño mínimo recomendado: 60 x 80 cm. las bolsas deberán cerrar con un dispositivo que garantice su hermeticidad durante el traslado.

 

Recipientes para residuos punzantes o cortantes

 

El envase debe ser un recipiente rígido con un adhesivo de color amarillo con pictograma de color negro.

 

 

FIGURA 4-3 –

Modelo de Pictograma - Peligro - Residuos biológicos infecciosos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

    1. Recolección y transporte de los residuos sólidos

 

La recolección de los residuos sólidos y su transporte a las áreas de tratamiento o destino final, son actividades del servicio público municipal, muy a la vista de la población, que impiden el desarrollo de vectores transmisores de enfermedades los que encuentran alimento y protección en los residuos sólidos.

 

Los residuos sólidos necesitan ser transportados mecánicamente desde el punto de generación al destino final. ese servicio se caracteriza por la intervención de los ciudadanos, los cuales deben acondicionar los residuos sólidos adecuadamente y sacarlos a la calle en los días, sitios y horarios preestablecidos.

 

 

Para que esta participación ocurra en forma satisfactoria, el poder público debe garantir:

  1. la universalidad del servicio prestado, o sea todo ciudadano debe ser atendido por la recolección de residuos domiciliarios;
  2. la regularidad de la recolección, esto es, los vehículos recolectores deben pasar regularmente en los mismos sitios, días y horarios.

 

La colocación (es decir, almacenamiento y ubicación de residuos para recolección) y recolección de residuos comprenden todos los pasos necesarios para la transferencia de residuos desde el punto de almacenamiento hacia el lugar de tratamiento o disposición. La colocación y recolección en el manejo de residuos sólidos generalmente se aplican tanto a los residuos sólidos mixtos como a los desechados, excepto a los reciclables, materiales que han sido previamente separados por los generadores de otros residuos (materiales separados en la fuente).

 

En todo el mundo, existen múltiples prácticas para desechar y almacenar residuos sólidos para la recolección. En primer lugar por la necesidad de proteger la salud y seguridad humana, controlar el esparcimiento de la basura, y facilitar la recolección de residuos, los cuales deberían ser colocados para su recolección en algún tipo de contenedor. El contenedor para el almacenamiento de residuos mixtos debería tener un cerramiento para proteger los materiales almacenados de otros elementos, vectores y animales. Una variedad de contenedores están incluidos dentro de esta especificación, incluyendo tambores y latas de metal o plástico y bolsas plásticas. Una consideración a tener en cuenta en el caso del uso de bolsas plásticas es la necesidad de abrirlas eficiente y efectivamente en una planta de procesamiento (para liberar su contenido para la segregación) si la recuperación del recurso es un componente del sistema de manejo de residuos.

 

La experiencia ha demostrado que la calidad y cantidad de los materiales reciclables y del compostaje mejora a medida que aumenta el nivel de separación en la fuente. Entonces, la integración de los subsistemas puede resultar necesaria según la manera y el método de colocación de residuos.

 

El proceso de recolección comprende el vaciamiento del contenedor de almacenamiento dentro de un vehículo, el transporte de los residuos a la planta receptora y la descarga de los residuos. El servicio de recolección puede diseñarse de diferentes maneras y puede utilizar varios métodos de transporte. Los métodos para transportar residuos mixtos y materiales separados en la fuente varía desde los carritos manuales hasta los vehículos con capacidad para 20 toneladas. Entre los países en desarrollo, países con economías en transición y países industrializados, los tipos de aparatos y vehículos para la recolección de residuos sólidos incluyen carros manuales, carros para recolección impulsados a pedal, carros para recolección impulsados por animales, carros para recolección con motor, tractores y trailers, vehículos de remolque plano, camiones volcadores y camiones compactadores mecanizados.

 

La recolección de residuos sólidos constituye un servicio muy costoso y ha sido históricamente la fase más cara del manejo de residuos. Las comunidades deben evaluar cuidadosamente los tipos de vehículos a ser utilizados y los métodos de recolección con el propósito de determinar el sistema que es más apropiado para las condiciones locales en términos de la calidad y eficacia del servicio y costo de operación.

 

Las condiciones locales varían ampliamente; por ejemplo, una tonelada de residuos municipales en América Latina puede ocupar un volumen de 2 a 3 m3. Por otro lado, una tonelada de residuos municipales en Estados Unidos puede poseer un volumen de 8 m3. La recolección diaria en varios países en desarrollo comprende una relación de volumen por domicilio de menos de 8lts. La recolección semanal típica en los Estados Unidos requiere la remoción de más de 100 lts por domicilio. En los Estados Unidos, el costo de mano de obra para operar un vehículo compactador se encuentra en el mismo orden que el costo amortizado del vehículo. En muchas ciudades de Asia y América Latina, el costo para operar un simple vehículo de recolección de 5 toneladas puede resultar de 10 a 15 veces más alto que el costo para emplear una persona. Debido a razones técnicas y económicas, los vehículos y sistemas de recolección deben diseñarse de acuerdo a las condiciones locales y a los objetivos de desempeño locales.

 

Actualmente, la mayoría de los vehículos fabricados para la recolección de residuos mixtos son diseñados de acuerdo a las condiciones que prevalecen en los países industrializados. Los diseños, en particular, se basan en residuos de baja densidad, que pueden ser compactados en razón de 4 a 1 para obtener una carga útil razonable. Para cumplir con las condiciones de los países en desarrollo, la enumeración de tipos de vehículos potenciales incluye varios tipos no utilizados en los países industrializados. Algunos de estos vehículos fueron utilizados en los Estados Unidos y en Europa varias décadas atrás, pero ya no se fabrican. El diseño de estos vehículos representa, sin embargo, un período donde algunos países industrializados tenían residuos de alta densidad (similares a aquellos generados actualmente en algunos países en desarrollo) y cuando la mecanización tenía menos importancia. Algunos de estos diseños pueden ser relevantes para las necesidades de los países en desarrollo. Los siguientes objetivos son aplicables a todo tipo de vehículos:

 

 

La recolección domiciliaria (o convencional) que consiste en la recolección de los residuos sólidos de residencias, establecimientos comerciales e industriales, cuyo volumen no sobrepase el previsto en la correspondiente legislación municipal;

 

  1. recolección de mercados, playas, calles y demás sitios públicos;
  2. recolección de residuos de servicios de salud, en lo cual incluyen hospitales, ambulatorios, puestos de salud, laboratorios, farmacias, clínicas veterinarias, etc.

 

La recolección especial contempla los residuos no recogidos por la recolección regular, tales como escombros, animales muertos y poda de jardines y árboles. Puede ser regular o programada para donde y cuando hubiere residuos que deban ser removidos.

 

La recolección selectiva tiene por objeto recoger los residuos separados en su punto de origen. Esta modalidad de recolección está vinculada al Reciclaje, y se discutirá en detalle en el Capítulo VI.

 

La recolección particular es obligatoriamente de responsabilidad del generador, según el tipo de residuo o si la cantidad es superior a lo permitido por el municipio. Industrias, Supermercados, Centros Comerciales, Constructoras, entre otros, deben ocuparse de la recolección de sus residuos en función del volumen generado. Hospitales clínicas, centros de salud y farmacias, entre otros, deben tener recolección particular en función del tipo de residuo. El papel de fiscalización por parte de la intendencia es fundamental.

 

Para que el sistema de recolección y transporte funcione óptimamente es necesario un Flujo permanente de informaciones que respalden su planificación y gestión.

 

 

    1. Equipos de recolección y transporte

       

      En el transporte de los residuos sólidos pueden utilizarse diferentes tipos de vehículos, desde los de tracción animal hasta camiones dotados de carrocerías compactadoras.

       

      Las comunidades pequeñas pueden utilizar carretas remolcadas por un tractor o una moto. Estas también se pueden usar en sitios de difícil acceso o de gran circulación de personas, como centros comerciales y bulevares.

       

      Existen básicamente dos tipos de carrocerías montadas sobre chasis de vehículos, que se describen por separado a continuación.

       

      1. Carrocerías sin compactación

         

        Son vehículos con carrocerías metálicas, construidas en forma rectangular y abiertas. Esta condición de caja abierta no es buena para el transporte de residuos, pues en el viaje se puede perder carga, ocasionándose molestias a la comunidad, impactos ambientales y/o sanitarios asociados. Existen asimismo alternativas de cierre de este tipo de vehículos.

         

      2. Carrocerías con compactador

         

        Vehículos con carrocería cerrada, con dispositivos mecánicos o hidráulicos que Posibilitan la distribución y compactación de los residuos en el interior de la carrocería.

         

        El sistema de compactación puede ser continuo o intermitente. El sistema de carga puede ser trasero o lateral. En tales vehículos, los sistemas de descarga se hacen sin ningún contacto manual con la carga.

         

        FIGURA 4-4 – Foto de camión recolector de tipo "cola de pato"

         

        FIGURA 4-5 – Foto de camión recolector de tipo "cola de pato" – Vista lateral

         

      3. Criterios para la selección de vehículos

 

Según se dijo anteriormente, el vehículo recolector puede ser de tracción animal o Mecánica, con carrocería convencional o con compactador.

 

La elección de una de esas modalidades está determinada por los siguientes factores:

 

  1. cantidad de residuos: para ciudades con baja concentración de poblacional, los vehículos sin compactador pueden transportar volúmenes y tonelajes variables por viaje, dependiendo del diseño del sistema de recolección. Comunmente los equipos recolectores tienen capacidades de entre 10 y 15 m3, con un tonelaje variable dependiendo del grado de compactación de los residuos (considerada de 0,25 ton/m3 para residuos sin compactar, y de hasta 0,4 ton/m3 para residuos compactados por este tipo de equipos);
  2. forma de acondicionamiento del residuos: en caso de que los residuos sólidos estén acondicionados en un contenedor, será necesario que este sea compatible con el sistema de basculamiento del vehículo;
  3. las condiciones de acceso al punto de recolección: vehículos como un tractor agrícola, una motocicleta o tracción animal, son algunas alternativas para el acceso áreas restringida a los vehículos usuales.

 

 

    1. Dimensionamiento de la recolección domiciliaria

       

      El dimensionamiento y la programación de la recolección están relacionados con la previsión de los recursos necesarios (tipo de vehículo y equipo a utilizarse, flota necesaria, cantidad de personal) y con la decisión de cómo se prestará el servicio (frecuencias, horarios, itinerarios, puntos de destino).

       

      Los municipios nacionales ya poseen algún sistema de recolección y transporte de los residuos sólidos domiciliarios.

       

      La tarea de dimensionar y programar esos servicios puede ser necesaria cuando se planifican ampliaciones para áreas no atendidas, y cuando se presenta la necesidad de reformular los servicios ya existentes.

       

      La evaluación del desempeño operacional de la recolección domiciliaria –discutida en el punto 7 de este Capítulo- puede plantear la necesidad de revisar los servicios existentes.

       

      En general, cuando los servicios de recolección domiciliaria son contratados a empresas particulares, el poder público defines las exigencias básicas, tales como: frecuencias y horarios de recolección, sitios de destino final, etc., y a la (s) empresa (s) contratada (s) le (s) tocará su dimensionamiento y programación.

       

      Es importante que el poder público se involucre en el dimensionamiento y la programación de los servicios de recolección domiciliaria, aún cuando sean ejecutados por particulares. Con eso se asegura que se atiendan los niveles de prestación de servicios que se consideran adecuados y se garantiza la justa remuneración por los servicios prestados.

       

      El dimensionamiento y la programación de los servicios de recolección domiciliaria abarcan las siguientes etapas:

       

      Etapa 1 – Estimación de la cantidad de residuos que debe ser recolectada;

      Etapa 2 – Determinación de las frecuencias de recolección;

      Etapa 3 – Definición de los horarios de recolección domiciliaria,

      Etapa 4 – Dimensionamiento de la flota que debe prestar el servicio;

      Etapa 5 – Determinación de los itinerarios de recolección;

       

      Cada una de estas etapas se discute a continuación.

       

      1. Etapa 1 – Estimación de los residuos sólidos que deben ser recolectados

 

La mejor manera de estimar la cantidad de residuos que deben ser recolectados, es a través del monitoreo de la recolección existente. Se pude hacer de dos formas:

 

 

Es necesario resaltar que las dos alternativas presentan imprecisiones. La principal depende del hecho de que el volumen per capita de residuos generado puede variar de un día para el otro.

 

Para determinar la cantidad de residuos producidos por habitante (per capita) por día, se divide la cantidad total recolectada entre el número total de habitantes atendidos por la recolección en ese día.

 

En caso de que no sea posible realizar ninguno de los dos procedimientos de levantamiento de campo, se puede adoptar para un abordaje estimativo, un valor genérico de generación de residuos entre 0,8 kg/hab-día hasta 1,2 kg/hab-día, dependiendo del municipio, nivel socioeconómico y otros factores locales. Ese valor considera los residuos sólidos domiciliarios y comerciales, excluyendo los grandes generadores, a los cuales la intendencia puede o no atender, dependiendo de la legislación local.

 

El Capítulo II de este Manual aborda esa cuestión y describe tanto los procedimientos para la caracterización físico-química y la composición de los residuos sólidos, como también para realizar el muestreo. El principal aspecto que afecta a la recolección y el transporte es la densidad de los residuos sólidos, junto con las restricciones volumétricas de los vehículos y los contenedores. Se puede considerar una densidad de 250 a 300 kg/m3, en caso de que sea preciso adoptar un valor estimado no realizando muestreo.

 

Monitoreo de todos los residuos sólidos recolectados

 

En este proceso se evalúa la totalidad de residuos recolectados diariamente, por Medio del pesaje de todos los vehículos cargado en el punto de transbordo o de destino final de los residuos sólidos. En ese pesaje posibilita la cantidad total de residuos recolectados en un solo día.

 

Cada uno de los vehículos debe haber sido previamente pesado vacío (sin carga), de modo que el valor obtenido sea descontado del peso del vehículo cargado. De este modo se obtiene la cantidad de residuos recolectados.

 

Aceptando que existen variaciones diarias del volumen de residuos y también entre las zonas atendidas, ese procedimiento debe ser repetido durante varios días, de modo que los datos obtenidos sean representativos de la realidad del municipio.

 

En caso de que la recolección no sea diaria (por ejemplo dos o tres veces por semana), la cantidad de residuos recolectados debe ser dividida por el número de días entre una y otra recolección (por ejemplo, dividir entre dos cuando la recolección es en días alternados) de forma de saber la cantidad de residuos generada por día.

 

Se debe recordar que inclusive cuando la recolección se realiza diariamente, los residuos sólidos son recogidos los lunes corresponde a dos días, si no se presta el servicio los domingos.

 

Monitoreo parcial de los residuos sólidos recolectados

 

En esta alternativa no se monitorea la totalidad de residuos recolectados en el municipio. Por tanto, se deben identificar rutas de recolección representativas de regiones homogéneas de generación de residuos, al igual que de la geografía y del tipo de uso, así como de la intensidad de la ocupación del terreno del municipio. En otras palabras, se deben identificar, por ejemplo, rutas en zonas residenciales de clase baja, media y alta, zonas de viviendas precarias y de difícil acceso, regiones centrales y periféricas, comerciales,etc.

 

A partir de las informaciones obtenidas en esas rutas, es posible extender el muestreo considerando la ciudad dividida en regiones homogéneas.

 

Es preciso también determinar o estimar el número de habitantes, tanto de cada una de las áreas monitoreadas, como de las regiones homogéneas en que la ciudad ha sido dividida con la finalidad de extender la recolección.

 

Los vehículos de las rutas seleccionadas deben pesarse, y luego seguir los procedimientos descritos arriba. Eso permite determinar los índice de generación de residuos domiciliarios per capita en cada tipo de región.

 

Valen también en este caso las consideraciones ya presentadas en cuanto a la frecuencia de recolección, y la investigación en fechas diferentes, de modo que se mejore la calidad de los resultados obtenidos.

 

 

      1. Etapa 2 – Determinación de la frecuencia de recolección

         

        La frecuencia de recolección de residuos domiciliarios define el tiempo transcurrido Entre dos recolecciones sucesivas en un mismo sitio o en una misma zona. Por ejemplo, la Frecuencia de recolección puede ser diaria, excepto los domingos y feriados; o en días Alternos, con descanso los domingos.

         

        En general, las restricciones económicas son el factor determinante de la frecuencia de recolección de residuos domiciliarios. Cuanto mayor sea la frecuencia, mayor será el costo total del servicio.

         

        Existe también la preocupación de evitar la acumulación de residuos. Por tal motivo, también la cantidad de residuos generados puede influir en la determinación de la frecuencia de recolección.

         

        En áreas generadoras de muchos residuos, como por ejemplo, zonas comerciales, aceras y areas de peatones, o playas con mucha afluencia de personas, la recolección debe ser por Lo menos diaria, si se quiere evitar la acumulación de residuos. Existen registros de localidades donde los residuos sólidos son recogidos dos veces por día. En esos sitios, en general de intenso tránsito peatonal, la acumulación de residuos proveniente de los servicios de barrido Y que esperan ser recogidos por los camiones, acaba por provocar también la disposición de residuos comerciales (que debería poseer un destino diferente).

         

        Casi siempre, el descanso se produce los domingos y días feriados. Esos días puede que no sean los más adecuados para descansar, en caso de que coincidan con una elevada generación de residuos. Ciertas ciudades litorales o turísticas pueden, inclusive, necesitar una mayor frecuencia de recolección de residuos domiciliarios en períodos de temporada alta.

         

        Excepcionalmente, puede ser necesario recolectar los residuos sólidos a diario sin descanso o interrupciones los domingos y feriados. En esos casos, se debe considerar el incremento de costos que inciden sobre la mano de obra, de conformidad con la legislación laboral vigente, que asegura el reposo semanal remunerado (que suele concederse los domingos).

         

        En áreas residenciales con baja densidad poblacional, o en las que la generación de residuos per capita sea baja la recolección de residuos no necesita ser diaria. Puede hacerse dos veces por semana, o bien en días alternos (un día sí y un día no), inclusive en días feriados, con descanso sólo los domingos.

         

        Más adelante, en el Punto relativo a la evaluación del desempeño operacional de los servicios de recolección de residuos domiciliarios, se presentan indicadores que permiten evaluar si la frecuencia de recolección es o no la adecuada.

         

         

        La participación de la ciudadanía es esencial para que una recolección sea eficiente. Es fundamental que los días y horarios de recolección de residuos, definidos e informados, sean cumplidos estrictamente, creando hábitos regulares en la población (Figura 12). Son necesarias medidas educativas, estimulando la participación de la población, con el objeto de asegurar que los residuos sean depositados en la vía pública, en día y horario próximos a los de la recolección, evitando su acumulación indebida y todas sus consecuencias indeseables.

         

      2. Etapa 3 – Definición de los horarios de recolección domiciliaria

 

La recolección de residuos domiciliarios puede realizarse tanto de día, como de noche. La programación de la recolección en período nocturno depende de diversos factores, Entre los cuales se deben considerar el tamaño y las características de cada municipio.

 

Algunos aspectos favorables y otros desfavorables de la recolección nocturna se presentan a continuación.

 

Recolección Nocturna – Aspectos Favorables

 

 

Recolección nocturna – Aspectos Desfavorables:

 

 

 

En caso de que existan dos turnos, será importante tomar en cuenta los siguientes

aspectos para determinar los horarios:

 

  1. asegurar intervalos entre la hora final de un turno y la hora inicial del otro, para evitar que eventuales retrasos en el término de la recolección del primer turno interfieran en el proceso de lavado, lubricación y rápido mantenimiento de los vehículos, o provoquen un retraso en el inicio de la recolección del turno siguiente;
  2. en municipios de mayor extensión, los horarios de inicio y término de turno deben considerar el desplazamiento desde y hasta los barrios donde residen los trabajadores por medio del transporte colectivo.

 

      1. Etapa 4 - Dimensionamiento de la flota

 

El dimensionamiento de los servicios de recolección de residuos domiciliarios tiene como propósito determinar el número de vehículos necesarios para prestar ese servicio, al igual que los otros elementos que permitan fijar los itinerarios.

 

El objetivo puede ser la necesidad de ampliar los servicios como la de reformular parcial o totalmente la recolección de residuos.

 

Tal reformulación puede ser necesaria cuando:

 

 

En general el dimensionamiento de la recolección consiste en un proceso interactivo, dado que las desiciones van siendo tomadas y los parámetros adoptados secuencialmente, sin que se consiga evaluar a cada paso sus consecuencias e implicancias. Esa evaluacion es posible recién al termino del proceso.

 

Los resultados pueden sugerir la conveniencia de revisar las hipótesis adoptadas, siendo necesario, a veces, repetir Todo el proceso. En municipios extensos, en los que el problema se vuelve más complejo, se recomienda el dimensionamiento de los servicios tomando en cuenta más de una alternativa, prefiriendo la más adecuada y económica de acuerdo con las disponibilidades de cada municipio.

 

Por ejemplo: en caso de que la flota disponible se conozca previamente, puede ser necesario reconsiderar la división del municipio en sectores, al igual que las respectivas frecuencias y horarios de recolección, de modo que la flota necesaria sea menor, o al máximo igual a la flota disponible.

 

A continuación se presentan los pasos para dimensionar el servicio de recolección de residuos domiciliarios.

 

Levantamiento y recolección de datos

 

Inicialmente se deben obtener los siguientes datos y elementos:

 

Localización de puntos importantes para la recolección

 

En un plano del municipio se deben indicar los puntos importantes para la recolección tales como el o los garajes de los vehículos de aseo, punto(s) de descarga, grandes centros generadores de residuos, etc.

 

Determinación del volumen y densidad de los residuos sólidos que se deben recolectar

 

El volumen y la densidad de los residuos sólidos generados se determinan por medio de los criterios y procedimientos descritos en el Capítulo 2.

 

Definición de los sectores de la recolección

 

La ciudad se debe subdividir en sectores de recolección que representen regiones homogéneas en términos de generación de residuos PER CAPITA, de uso y ocupación de la tierra.

 

Un sector de recolección está compuesto por un conjunto de itinerarios. Los sectores de recolección pueden agruparse en secciones o regiones de recolección, dependiendo de factores administrativos y operacionales.

 

Para cada sector se deben definir una frecuencia y un horario de recolección con base en los criterios y las recomendaciones que se describen en las etapas 2 y 3, respectivamente.

 

Además de la frecuencia de recolección, se deben determinar para cada sector, los días de la semana en que la recolección debe realizarse. Por ejemplo: para un sector, cuya recolección se efectúa dos veces por semana, se deberá determinar si los días serán lunes y jueves, martes y viernes, o miércoles y sábados.

 

Cada sector de recolección puede necesitar de uno o más vehículos del aseo trabajando simultáneamente en diferentes rutas.

 

Estimación de la cantidad total de residuos por sector

 

La cantidad total de residuos que se recolecta en cada sector, se determina tanto en términos de peso, como de volumen. Estos valores se obtienen por medio de los procedimientos descritos en la Etapa 1 de este capítulo, que permiten calcular la generación de residuos per cápita, y su densidad.

 

Además, es necesario estimar el número de habitantes de cada sector. Esto se puede calcular a partir del número y tipo de edificaciones (casa o edificios residenciales), a través de informaciones existentes en el catastro inmobiliario del municipio o en el sector de finanzas o de impuesto, que se sirve para hacer el evalúo y el cobro de los impuestos municipales.

 

Para cada sector se puede definir una densidad media calculada a partir del número de habitantes por viviendas.

 

Estimación de los parámetro operacionales por sector

 

Para cada sector de recolección se deben estimar los siguientes parámetros operacionales:

 

  1. Longitud total de las vías (calles y avenidas) del sector de recolección, obtenida a través de la suma de la longitud de cada una de las vías pertenecientes a cada sector (L);
  1. Dependiendo del sistema vial, la topografía del sitio, el número de operarios y la cantidad de residuos que deben ser recolectados por unidad de distancia (Kg/Km) y por carga del vehículo; esta velocidad en general varía entre 4 y 6,5Km/h.
  1. Las distancias hasta un sector de recolección en cada sector (Dg,Dd) se pueden estimar considerando el centro geométrico del mismo.

 

Dimensionamiento de la flota necesaria para cada sector

 

La flota necesaria para la recolección en cada sector (Ns) se puede estimar a partir de la siguiente fórmula:

 

Ns = (1/J) x { (L / Vr) + 2x (Dg / Vt) + 2 x [(Dd / Vt) x (Q/ C)] }

 

Donde:

 

J: duración útil de la jornada de trabajo del personal (en número de horas), desde la salida del garaje hasta su regreso, excluyendo el intervalo concedido para comer y otros tiempos improductivos.

L: longitud total de las vías (calles y avenidas) del sector de recolección, en km.

Vr: velocidad media de recolección, en km/h.

Dg: distancia entre el garaje y el sector de recolección, en km.

Dd: distancia entre el sector de recolección y el punto de descarga, en km. Vt: velocidad media del vehículo en los recorridos de trabajo y de transferencia, en km/h.

Q: cantidad total de residuos que se debe recolectar en el sector, en t, o en m3.

C: Capacidad de los vehículos de recolección, en t, o en m3, en general, se toma un valor que corresponde al 70% de capacidad nominal, considerando la variabilidad de la cantidad de residuos recogida cada día.

 

En el dimensionamiento de la flota es conveniente considerar la generación de residuos en los dias normales, y recolectar a través de horas extras, el eventual exceso generado.

 

Cálculo de la flota total necesaria

 

El objetivo es calcular la flota efectivamente necesaria para prestar el servicio de recolección de los residuos sólidos domiciliarios.

 

Vehículos

 

El dimensionamiento de la flota por sector resulta en la determinación de la cantidad de vehículos necesaria para la recolección en cada sector. La flota total no es la suma de las flotas obtenidas para todos los sectores, dado que la recolección no se produce en todos los sectores en los mismos días y horarios.

 

La flota total corresponde al mayor número de vehículos que deben operar simultáneamente, es decir, en un mismo día y horario. Por ejemplo, en caso de que existan sólo dos sectores, uno de trabajo diurno y uno nocturno, con frecuencias diarias y flotas calculadas en cinco y cuatro vehículos respectivamente, la mayor flota necesaria es el número mayor de los dos, es decir, cinco vehículos, ya que serán cuatro de esas cinco unidades las que van a operar en horas nocturnas.

 

El cálculo de la flota se vuelve más se vuelve más complejo cuando hay muchos sectores, con frecuencias y horarios distintos. Para facilitar ese cálculo, se sugiere la elaboración de una tabla por turno u horario de trabajo, donde se indique, para cada sector, la flota necesaria por día de la semana, como se indica en la Tabla a continuación.

 

TABLA 4-3

Ejemplo de dimensionamiento de flota – Turno: Diurno

SECTOR

Frecuencia

Flota necesaria (vehículos)

Dom

Lun

Mar

Miér

Jue

Vie

Sáb

A

L-Mi-V

-

3

-

3

-

3

-

B

Ma-J-S

-

-

4

-

4

-

4

C

Diaria

-

5

5

5

5

5

5

Total

 

-

8

9

8

9

8

9

 

Se debe llenar en esta tabla, para cada horario o turno de trabajo previamente definido, todos los sectores de recolección del turno en cuestión e indicar las respectivas frecuencias de servicio.

 

Para cada sector debe completarse –con el número de vehículos asignados- columnas correspondientes a los días de la semana en que se va a hacer la recolección.

 

Se totalizan las flotas para cada día de la semana. La flota necesaria para cada turno u horario de recolección corresponde a la mayor de los siete días de la semana. En ejemplo aludido en la Tabla, la flota para la operación en el turno diurno corresponde a nueve vehículos.

 

La flota total corresponde al mayor valor de las flotas necesarias para cada horario o turno de trabajo. Al numero necesario de vehiculuos se suele añadir un 10% de unidades adicionales como reserva para reparaciones y mantenimiento de los vehiculos, y 5% para emergencias.un indicar de que el dimensionamiento de la flota puede no estar adecuada y, por lo tanto debe revisarse, es una gran diferencia (o disparidad) entre las flotas totales que correspondan a cada día de la semana porcada turno

 

 

Personal

 

Se llama "personal" al conjunto de individuos que recogen y amontonan los residuos sólidos en el camión,durante la recolección.

 

El número de componentes del personal de recolección varía en función, principalmente, del tipo de equipo que se utiliza, del volumen de residuos que se debe recoger y la velocidad deseable del vehículo.

 

Para los camiones compactadores se utilizan, además del chofer, de dos a cuatro operarios para la recolección a ambos lados de la vía.

 

En el caso de camiones abiertos, además de los recolectores, se necesitan una o dos personas sobre el camión que se encarguen de retirar los residuos sólidos de dentro del recipiente y devolverlo al obrero responsable de la recolección en la vía. Cuando los residuos sólidos está contenidos en bolsas plásticas, deben echarlos sobre el camión donde se encargan de organizar la disposición para aprovechar mejor los itinerarios.

 

En el caso de vehículos con tracción animal, normalmente se utiliza un carretero y un recolector, el cual también se encarga de acomodar los residuos sólidos sobre la carreta.

 

      1. Etapa 5 - Definición de los itinerarios de recolección

 

El itinerario de recolección es el trayecto que el vehículo recolector debe recorrer dentro de un mismo sector, en un mismo turno de trabajo, transportando el máximo de residuos con el mínimo de recorrido improductivo y con el menor desgaste posible para el personal y el vehículo.

 

Se llama "recorrido improductivo" a los trayectos que el vehículo recorre sin recoger residuos, y que sólo sirven para desplazarse de un punto a otro.

 

Para su planificación, se deben considerar los siguientes criterios y reglas prácticas:

 

 

Es usual elaborar cada itinerario de recolección, una ruta gráfica del área en un mapa o croquis, donde se indica su comienzo y su término, el recorrido, los puntos de recolección manual (sin acceso al vehículo, siendo los residuos sólidos recogidos y cargados por el personal), trechos con recorrido muerto y maniobras especiales, como retyroceso y retorno. Además, se debe elaborar una ruta descriptiva del itinerario de recolección, en forma de tabla, indicando los nombres y longitud de las calles y cuadras en la secuencia definida por el itinerario a recorrer, al igual que al tipo de maniobra a realizar al final de cada cuadra (vuelta a izquierda o a derecha, retorno, etc.)

 

Se debe considerar que el proyecto de recolección es dinámico, y deberá ser revisado periódicamente, tomando en consideración las variaciones en la generación de residuos en cada sector, si fueron pavimentadas nuevas calles, etc., para modificar o ajustar las rutas originales, inclusive, los sectores de recolección.

 

 

    1. Estaciones de transferencia

 

Las migraciones desde el campo hacia la ciudad y el crecimiento vegetativo de la población provocan una expansión acelerada de la población urbana, lo cual dificulta el hallazgo de áreas adecuadas para el tratamiento y destino final de los residuos, tanto por la oposición de la población a ubicarlas en su vecindad, como por el costo de los terrenos.

 

Las grandes distancias que se deben vencer hasta el punto de destino final de los residuos, recomiendan el uso de estaciones de transferencia, que acorten el recorrido de los vehículos recolectores; de este modo se economiza, y se permite un más efectivo transporte de los residuos sólidos en vehículos con capacidad entre 40 y 60 m3, en general con costos unitarios de transporte menores.

 

Las estaciones, pueden clasificarse en:

 

  1. en cuanto al medio de transporte luego de la transferencia.
  1. viales;
  2. ferroviarias;
  3. fluviales;
  1. en cuanto al modo de almacenamiento:
  1. con foso de acumulación
  2. sin foso

 

  1. en cuanto al tratamiento físico previo:
  1. con sistema de compactación de volumen
  2. de simple transferencia.

 

Consideraciones prácticas indican que puede haber ventajas económicas en la implantación de estaciones de transferencia, a partir de una distancia límite de 6 Km para camiones convencionales, y entre 12 y 25 Km para camiones compactadores. Estos valores son apenas indicativos, siendo necesario un estudio comparativo que considere los costos de implantación y de operación de una estación y la economía generada con la disminución de la distancia que debe ser recorrida por los camiones recolectores.

 

FIGURA 4-6

FIGURA 4-7

FIGURA 4-8

FIGURA 4-9

FIGURA 4-10

FIGURA 4-11

 

LAMINA – Fotos tomadas en Estación de Transferencia (ET) Colegiales, de CEAMSE. Enero 2001. Referencias: FIG. 4-6 – Vista del frente de la ET. FIG. 4-7 – Transfer hidráulico: equipo que impulsa los residuos vertidos en las tolvas superiores (FIG. 4-8) al interior de los trailers (FIGS. 4-9 y 4-10). FIG. 4-11 – Parque que circunda la ET.

 

Se debe asegurar que el tiempo invertido en la descarga de los vehículos recolectores sea minimizado y se evite la formación de colas, debido a que ese tiempo improductivo de espera disminuye la disponibilidad de los vehículos para la tarea de recolección.

 

 

    1. Residuos de los servicios de salud y hospitalario - Recolección

 

La recolección de los residuos de los servicios de salud debe ser hecha de forma diferenciada, procurando:

 

* un destino apropiado;

* evitar la contaminación de los residuos comunes;

* el manejo seguro de los residuos contaminantes.

 

La gestión adecuada de la recolección de los residuos de salud, en especial de los residuos peligrosos (infecciosos, químicos o radiactivos) es fundamental para evitar riesgos a la salud pública.

 

Los residuos deben ser recolectados en todos los establecimientos que prestan servicios en el área de la salud, los cuales pueden clasificarse en:

 

  1. generadores grandes: hospitales, centros de primeros auxilios, etc.;
  2. generadores pequeños: farmacias, laboratorios, clínicas dentales y veterinarias (la producción de residuos que no deben exceder los 0.15 m3 diarios, ó 0.7 m3 semanales). (1 m3 = 1000 lts.)

 

La recolección de los residuos de los servicios de salud comprende una fase interna y una fase externa.

 

      1. Fase Interna

 

En la fase interna, el manejo de los residuos debe evitar la contaminación en el interior de los establecimientos de salud, de salud, cuyos ambientes favorecen la propagación de infecciones. Esta fase implica:

 

 

Clasificación

 

La clasificación tiene como propósito separar los desechos en:

 

I) Desechos Comunes;

II) Desechos Contaminados;

A su vez éstos se subdividen en:

II. 1) Infecciosos;

II. 2) Punzantes o cortantes;

II. 3) Especiales.

 

Se deben clasificar aquellos residuos que por prevención de contaminación del ambiente y/o ventajas economicas justifican la recuperacion de materiales, tales como: peliculas de radiografia y productos de revelado, termometros, papeles, cartones y restos de alimentos.

 

Transporte Interno

 

Cada establecimiento debe establecer circuitos apropiados para el transporte de desechos, evitando confundir los circuitos "limpio" y "sucio". Debe además, estudiar la interfase espacial y temporal con las demás actividades de transporte de enfermos y alimentos entre otras.

 

Cuando no es posible establecer clasificación entre las diversas clases de residuos es recomendable que todo el conjunto sea tratado como peligroso.

 

Acondicionamiento (ya tratado en el Punto 1 de este Capítulo)

 

      1. Fase Externa

 

Diariamente, los residuos contaminados deben ser recolectados en vehículos con carrocería metálica, cerrada, de fácil operación de carga y descarga, lavados con productos desinfectantes. Se deberán utilizar los siguientes vehículos:

 

  1. vehículos para la recolección de pequeños generadores;

 

En estos camiones, el grado de compactación debe ser mínimo para evitar que las bolsas se rompan. Deben también poseer equipo para levantar contenedores y canaleta para la recolección de líquidos.

 

El personal asignado a la recolección y transporte de residuos contaminados, generalmente un chofer y uno o dos ayudantes, debe trabajar con guantes y botas, estar vacunados (contra la hepatitis y el tétano), y someterse a exámenes médicos periódicos.

 

Al implantar este tipo de recolección de residuos, todos los establecimientos deben ser registrados y orientados acerca de la forma como deben acondicionar los residuos, día y horario en que se hará la recolección.

 

 

    1. Costos de Recolección y Transporte

 

El control de los gastos y el cálculo de los costos de la recolección son aspectos importantes, que permiten:

 

  1. gestión adecuada de los recursos humanos y materiales;
  2. planificación de los servicios;
  3. actualización de la tasa de aseo, con miras en la cobertura integral de los servicios de limpieza pública;
  4. elaboración del presupuesto municipal;
  5. negociación en condiciones de igualdad con la empresa contratada para prestar el servicio (información es poder);
  6. cálculo de las tarifas que se le deben cobrar al ciudadano por la prestación del servicio.

 

Cabe destacar que la determinación de los costos de una empresa de recolección de residuos es efectuada principalmente por motivos contables legales. Adicionalmente, la clasificación y el cálculo correcto de los costos son fundamentalmente para evaluar el desempeño de los servicios de la empresa como un todo, mejorando la toma de decisiones.

 

En el caso de la intendencia, esas informaciones son necesarias para que la eficiencia de las empresas prestatarias de los servicios de recolección de residuos pueda ser evaluada, y permiten determinar la remuneración que debe darse por tales servicios.

 

De todos modos, esa evaluación se puede hacer comprando servicios con características semejantes, u observando la evolución de la empresa de aseo urbano o de su servicio a lo largo del tiempo.

 

La intendencia que sabe cuánto gasta realmente puede cobrarle al ciudadano una tarifa justa.

 

      1. Clasificación de los Costos

         

        Los costos se pueden clasificar en fijos y variables. Los costos fijos comprenden los gastos que, en la práctica, no varían con el nivel de actividad de la empresa o el grado de utilización de los equipos. En cambio, los costos variables son proporcionales a la utilización de los equipos.

         

        Esta clasificación, por otra parte, es suficiente para evaluar la efectividad de los servicios y prever el efecto de los cambios introducidos: Algunos costos pueden estar directamente asociados a las distancias recorridas por los camiones como, por ejemplo, el consumo de combustible. Otros están asociados con el número de horas de operación de los vehículos, como el consumo de lubricante utilizado para activar el compactador. Este detalle en la composición de los costos es importante para una mayor transparencia y evaluación de las transformaciones que se vayan a introducir.

         

      2. Costos Fijos

 

Costos mensuales ($/mes)

 

 

A este grupo pertenecen los siguientes costos: depreciación de los vehículos, pago del capital invertido en los vehículos, seguros (inclusive el seguro obligatorio), impuestos, patentes, etc., y dependen básicamente del tipo, cantidad y edad de los vehículos.

 

 

Para obtener el costo de depreciación de la flota, se le calculan a cada unidad incluyendo el compactador cinco años de vida útil. El valor a ser depreciado es normalmente 80% del precio del vehículo nuevo (sin cubiertas), considerándose un valor residual de 20%.

 

En este caso, las tasas de depreciación para cada edad del vehículo, calculadas por el método de suma de los años, son:

 

0 a 1 años 0,2667;

1 a 2 años 0,2133;

2 a 3 años 0,1600;

3 a 4 años 0,1067;

4 a 5 años 0,0533;

más de 5 años 0.

 

En algunos casos se puede considerar una depreciación de hasta 90% del precio del vehículo nuevo.

 

La consideracion de la vida util de los vehículos, al igual que la de su depreciación, influye en el cálculo de los costos de la recolección, y se deben estimar con mucho cuidado.

 

La depreciación mensual de cada vehículo, al año, se obtiene multiplicando su valor (sin cubiertas) cuando nuevo, por la tasa correspondiente a su edad y dividiendo ese resultado por doce (números de meses).

 

La depreciación mensual de la flota se obtiene sumando los valores mensuales de depreciación de cada vehículo.

 

La depreciación por el método lineal, por su simplicidad, también es muy utilizada. De todos modos, el cálculo por el método de la suma de los años, por resultar mayor depreciación al comienzo de la vida útil, presenta ventajas fiscales.

 

 

Para el cálculo del pago anual del capital invertido en los vehículos se adopta la tasa de 12% anual. El resultado obtenido, dividido entre 12, da el pago mensual.

El valor de cada vehículo se paga, de acuerdo con la siguiente tabla de factores multiplicadores:

 

0 a 1 años: 1,0000;

1 a 2 años 0,7333,

2 a 3 años 0,5200;

3 a 4 años 0,3600;

4 a 5 años 0,2533;

más de 5 años 0,2000.

 

El pago mensual de cada vehículo, en el año, se obtiene multiplicando su valor (sin cubiertas) cuando nuevo, por el factor correspondiente a su edad y multiplicando ese resultado por 0,01 (1%).

 

El pago mensual de la flota se obtiene sumando los valores mensuales de pago de cada vehículo.

 

 

Además, se considera la suma de los costos de seguro de casco, seguro obligatorio, impuestos, patente de cada vehículo, etc., dividida por los doce meses del año.

 

 

Para las instalaciones (edificios y garajes) y equipos (máquinas, vehículos auxiliares y mobiliario), no utilizados directamente en el servicio de recolección de residuos, se calculan los costos mensuales de depreciación, el pago de capital, impuestos, tasas, etc.

 

La determinación de la depreciación y pago de las instalaciones, por tener una vida útil larga (cincuenta años) en relación con otros bienes, la fracción de depreciación resultante puede no ser significativa. De hecho, es posible que en lugar de una depreciación, haya una valorización en función del cambio de la alteración del uso del suelo.

 

 

El costo de la mano de obra puede ser dividido en mano de obra directa y mano de obra indirecta. La mano de obra directa está relacionada con la actividad de recolección propiamente dicha.La mano de obra indirecta comprende las actividades administrativas, de apoyo y de fiscalización.

 

 

Comprende los salarios, cargas sociales, pago de horas y beneficios concedidos (comidas, asistencia médico-odontológica, etc.) a los choferes y recolectores. Para evaluar medidas de eficiencia, se puede separar los costos correspondientes a los choferes de los recolectores.

 

 

Comprende los salarios, cargas sociales, pago de horas extras y beneficios concedidos a los mecánicos,supervisores y empleados administrativos. Para evaluar medidas de eficiencia, se pueden separar los costos debido a los mecánicos y supervisores, de los demás.

 

 

Se incluyen los costos de material de escritorio, servicios de terceros, uniformes, agua (consumo humano), energía eléctrica, teléfono, gas, etc.

 

      1. Costos Variables

 

 

Caen dentro de esta categoría: combustibles, aceites, lubricantes (cárter, transmisión, freno, etc.), grasas, filtros, conjunto de rodamiento (cubiertas, cámara y protectores), piezas de repuesto de los camiones, etc. Se calculan de esta forma:

 

- se dividen las cantidades de insumos consumidos por cada vehículo, por el número de kilómetros recorridos;

- se multiplica el consumo por kilómetro por el precio de cada insumo;

- se suman los costos por kilómetro de los insumos de todos los vehículos.

 

En el caso de las cubiertas, se debe tener en cuenta el costo de la cubierta nueva, su vida útil, las reparaciones y sus respectivas vidas útiles, como se indica a continuación:

 

 

 

 

Costo de las cubiertas por km = N x CN + R x CR

VN + R x VR

Donde:

 

N = número de ruedas del vehículo

R = número de recauchutajes

VN = vida útil, en km, de una cubierta nueva

VR = vida útil, en km, de una cubierta recauchutada

CN = costo de una cubierta nueva

CR = costo de un recauchutaje

 

 

En el caso de piezas de repuesto de los camiones, los gastos totales se dividen por el número de kilómetros recorridos.

 

 

En esta categoría se incluyen, por ejemplo: lubricantes, fluido hidráulico consumido por el compactador, y piezas sustituidas.

 

Ese costo se calcula de la siguiente forma:

 

- se dividen las cantidades de los insumos consumidos por cada vehículo, por el número de horas. de operación;

- se multiplica el consumo horario por el precio de cada insumo;

- se suman los costos horarios de insumos de todos los vehículos.

 

En el caso de piezas de repuesto de los compactadores, se dividen los gastos totales por el número total de horas trabajadas.

 

      1. Costos Unitarios

         

        Los costos pueden ser sumados de acuerdo con el análisis deseado. De este modo, se puede prever el impacto de los cambios que ocurren, o alteraciones introducidas, sobre la(s) empresa(s) y, consecuentemente sobre la remuneración de los servicios prestados. La clasificación ya indicada, permite hacer una estimación bastante precisa del costo que implica cada alteración como, por ejemplo, el cambio de lugares de disposición final de los residuos sólidos.

         

        Para obtener una estimacion rapida del costo al comenzar o ampliar el servicio de recoleccion, se puede utilizar los costos unitarios de los servicios ya existentes. Son ejemplos de costos unitarios: el costo kilometrico, el costo medio por tonelada recolectada y el costo medio por persona atendida.

         

        Esos tres costos unitarios están también relacionados con la eficiencia.de un vehículo, de una ruta o de un sector de recolección, con sólo añadir los costos variables por vehículo, ruta sector y promediar el costo fijo con el kilometraje correspondiente.

         

      2. Costo Kilométrico

         

        El costo kilométrico se obtiene dividiendo el costo anual (o mensual) total de la recolección, incluyendo los costos fijos y los variables, entre el kilometraje total recorrido en una año (o en un mes) por los vehículos.

         

      3. Costo por Tonelada

         

        Del mismo modo, el costo medio por tonelada se obtiene dividiendo el costo total de la recolección de un período de tiempo, por la cantidad total de residuos recolectada, en toneladas en ese período.

         

      4. Costo por persona atendida

         

        El costo medio por persona atendida se obtiene dividiendo el costo total de la recolección de un período de tiempo, por el número de personas atendidas en ese tiempo.

         

      5. Comparación con Otras Ciudades

 

Al comparar costos y precios entre ciudades, se debe tener presente:

 

  1. ciudades más grandes tienden a tener costos unitarios de recolección menores que las ciudades pequeñas, debido a la economía de escala;
  2. ciudades de un mismo tamaño pueden tener costos diferentes, en función de variaciones significativas en algunos parámetros, como: densidad poblacional, distancia del área de descarga, condiciones de las vías, etc.;
  3. el costo que se compara puede no representar la calidad necesaria en la prestación de los servicios.

 

Por lo tanto:

 

 

 

    1. Evaluación de la Efectividad

       

      Además de los tres costos indicados en el punto anterior, se pueden buscar otros aspectos, para evaluar la efectividad de la empresa o del servicio.

       

      1. Medidas de Productividad

 

Toneladas recolectadas/(vehículo x turno): indica cuántas toneladas son recolectadas por cada vehículo o grupo de vehículos que participan en un turno de trabajo. Se observaron valores de 4 y 8 toneladas por viaje, para un promedio de dos viajes por turno (para un camión compactador con capacidad de 10 a 15 m3;

 

  1. Km de recolección/(vehículo x turno): indica cuántos kilómetros de recolección son recorridos por cada vehículo o grupo de vehículos, en un turno.

 

 

      1. Indicadores de eficiencia operacional

 

Utilización de los vehículos

 

  1. km de recolección /(km de recolección y transporte): indica la relación entre la distancia recorrida en la recolección y el transporte hasta el sitio de la disposición final o la estación de transferencia (ida y vuelta). Se utiliza también la relación: tiempo de recolección/tiempo de recolección y transporte;
  1. Tonelaje de recolección/capacidad: relación entre lo recolectado por el(los) vehículo(s) y su(s) capacidad(es) para un determinado número de viajes. Es importante observar que, en la fase de dimensionamiento de las rutas, los vehículos, tipo de los mismos y flota, se utiliza un coeficiente de. 0,7 para esa relación.

 

Utilización de mano de obra

 

 

Mantenimiento

 

  1. vehículos disponibles/flota: está relacionada con la eficiencia general del mantenimiento.

 

      1. Indicadores de Calidad

 

  1. población atendida/población total: es ideal atender un 100% de la población;

 

Nivel de seguridad

 

 

Es fundamental la evaluación periódica de la eficiencia de los servicios de recolección domiciliaria, tanto si es efectuada directamente por el municipio, o a través de una empresa contratada.

La población puede contribuir efectivamente a evaluar la eficiencia de los servicios. Por tanto es importante establecer un canal de comunicación directa y gratuito (tal como línea telefónica 0800).

 

Sin embargo, si el poder publico no toma las medidas que se sugieren ese instrumento de comunicación puede caer en el descredito. Los reclamos hechos pueden ser registrados, verificandos y/o confirmados, y transformados en indices de la eficiencia del servicio.

 

 

    1. Aspectos Institucionales

       

      Es importante distinguir los residuos sólidos urbanos de los residuos que, por sus características, exigen un tipo de acondicionamiento, recolección, recolección, transporte, tratamiento y disposición final.

       

      La recolección de los residuos sólidos urbanos y domiciliarios es incumbencia de la municipalidad. Consiste en la prestación de un servicio esencial que no se presenta como un servicio facultativo, sino un deber de la administración pública. En cambio, la recolección de residuos sólidos industriales y otros especiales es facultativa para la municipalidad. Constituye obligación del generador realizar el acondicionamiento adecuado, transporte y destino final.

       

      En las ciudades medias y pequeñas prevalece la administración directa. En las ciudades grandes existe la tendencia a crear entidades autónomas –Empresas públicas, paraestatales o de economía mixta, que poseen un sistema administrativo independiente de la burocracia municipal– aspirando a una mayor agilidad y autonomía operacional y administrativa. Sin embargo, aunque las actividades administrativas, de formulación de políticas y de administración estén bajo la responsabilidad del municipio o de su empresa, se observa, en la parte operacional, una creciente concesión de los servicios a empresas privadas.

       

      Hasta ahora los servicios de limpieza sólo se financian a través de tasa vía impuestos, no habiendo posibilidades de cobrar por medio de tarifas como ocurre con la luz y el agua. Para lo que entre otros cambios habría que introducir un seguimiento de la cantidad de personas por residencia.

       

       

    2. Otros Servicios de Limpieza

       

      1. Barrido

 

La recolección de residuos de las calles y lugares públicos (plazas, playas, parques), se puede hacer manual o mecánicamente. Tiene como objetivo:

 

 

El barrido, hecho por administración pública o por una empresa contratada, implica gastos significativos y se debe realizar a través de un plano de barrido, en el cual se establezcan:

 

 

Concientización de la ciudadanía

 

Limpiar una calle es diferente de mantener una calle permanentemente limpia.

 

Calles limpias, cestos para residuos en sitios convenientes, campañas permanentes de educación y una rigurosa fiscalización del cumplimiento de las ordenanzas municipales funcionan como elementos inhibidores para las personas que están acostumbradas a tirar residuos por todas partes.

 

La limpieza de las veredas y calles no depende sólo de las iniciativas de la intendencia, sino principalmente, de la educación y conciencia ciudadana.

 

Se deben promover campañas educativas junto con la comunidad, para que los residuos sólidos sean colocados en tachos. Papeles, embalajes, palitos, cigarros y otros objetos que suelen echarse a la acera, pueden ser fácilmente colocados en un cesto, manteniendo la apariencia limpia de la calle y valorizando la ciudad común todo. La limpieza de las calles es un elemento importante en la atracción de turistas, que suelen observar detalles de los lugares que visitan.

 

Existen países donde es corriente que las personas que tiran residuos fuera de los cestos reciban multas, inclusive en autopistas. Esas multas pueden llegar a centenas de dólares.

 

Además de valorizar la ciudad, la realización de campañas del tipo "mantenga limpia su ciudad" reduce los costos del barrido, ya que entonces los residuos sólidos se encontrarán concentrados en los cestos.

 

Como ejemplo, se puede citar Africa del Sur, que a pesar de poseer un 80% de población de escasos recursos, presenta calles más limpias que en los EE.UU. Allá existe una campaña fortísima de "Keep South Africa Beautiful" (Mantenga Sudáfrica Hermosa).

 

 

FIGURA 4-12 - Símbolo internacional para descarte de residuos

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 


 

 

Barrido Manual

 

Para la elaboración de un plano de barrido, son necesarias informaciones gráficas de:

 

 

La ubicación de instalaciones de apoyo, que incluyan comedor, sanitarios, vestuarios, garaje, sala de administración y equipos, se debe estudiar con cuidado, ya que, si la ciudad es extensa, una instalación única puede significar una notable pérdida de tiempo con los traslados y desplazamientos.

 

 

Debido al carácter permanente del servicio de barrido, se puede justificar la inversion en instalaciones de apoyo, en caso de que la comunidad local solicite una extension de los servicios, y si todos estan dispuestos a pagar su respectiva cuota.

 

En los alrededores de esos puntos de apoyo, se definen sectores de barrido con un radio aproximado de 800 m. Las rutas podrán ser cubiertas por dos barrenderos y un auxiliar que movilice el carrito.

 

Los recorridos deben ser circulares y siguiendo el sentido de las pendientes, de modo tal, que cada barrendero, partiendo del lugar de apoyo, finalice su tarea regresando al punto de inicio.

 

El barrido nocturno puede representar una productividad sorprendente por la ausencia de vehiculos y peatones, con equipos trabajando en turnos de 12 horas por 36 horas de descanso.

 

La frecuencia del barrido es función directa del tipo de uso del suelo:

 

 

Barrido Mecánico

 

Se realiza con máquinas barrenderas, las cuales, según el chasis, se pueden clasificar en:

 

 

En cuanto al sistema para recoger los residuos sólidos, las máquinas barrenderas se pueden clasificar en:

 

 

 

Como referencia se puede tener un rendimiento de personal barriendo de 1.000 a 2.500 m de calle por dia, considerando las aceras de ambos lados recogiendo de 30 a 90 kg de residuos/km barrido, con 0,4 a 0,8 barrenderos por cada 1.000 habitantes.

 

Además del barrido, los lugares públicos, plazas, playas y el sistema de alcantarillas y drenaje urbano de las aguas de lluvia de una ciudad, necesitan de servicios complementarios, para su mantenimiento.

 

El barrido mecánico requiere de una planificación y educación urbana idóneas, determinándose horarios en que los cordones de vereda deben quedar liberados de automóviles estacionados, tal que los equipos logren acceder al total de longitud de calle a barrer.

 

      1. Deshierba y corte de pasto

         

        La deshierba puede ser manual o por tratamiento químico con herbicidas, y se debe hacer, en promedio, cada tres meses. Una planificación más detallada debe considerar la velocidad de crecimiento de la mata, que varía significativamente según la estación del año.

         

        En la deshierba manual se utilizan herramientas como palas, machetes, escardillos, picos y carretillas, por parte de equipos de empleados generalmente numerosos. Para dimensionar ese contingente de operarios, algunas ciudades adoptan la proporción de 150 m/día/obrero.

         

        En el tratamiento químico, una persona puede fumigar (espolvorear) un área de 10 mil m2/día. Ese servicio, sin embargo, puede afectar animales, plantas, la población próxima y al mismo operador, y no se recomienda en período lluvioso. Existen controversias en la orientación de un ingeniero agrónomo en cuanto a su utilización. De todos modos, en caso de que se adopte, se recomienda solicitar la orientación de un ingeniero agrónomo en cuanto a la elección del producto y su dosificación, debido a la posibilidad de causar daños al ambiente y a la población.

         

        Cuando se desea mantener una cobertura vegetal a fin de evitar deslizamientos de tierra y erosión, o por razones estéticas, se hace necesario cortar periódicamente el pasto. Para ello se pueden utilizar, el machete, que presenta un rendimiento 50% superior o, inclusive, microtractores cortapastos.

         

        La deshierba de terrenos y paseos particulares, debe ser realizado por sus propietarios, orientados por la fiscalización del servicio del aseo urbano.

         

      2. Limpieza de playas y zonas turísticas

         

        La frecuencia de la limpieza y el número de equipos en playas y zonas turísticas deben ser mayores en épocas de gran afluencia, como vacaciones, días de asueto y fines de semana.

         

        Estas áreas, cuya preservación y limpieza son fundamentales para los usos turísticos y recreativos, requieren la colocación de cestos para los residuos sólidos, e implmentación de sistemas de recolección y limpieza sistemáticos y exhaustivos.

         

        La limpieza manual se puede hacer por grupos de trabajadores provistos de rastrillos, y la limpieza mecánica por medio de máquinas rastrilladoras.

         

        Campañas del tipo "mantenga la playa limpia", en coordinación con la iniciativa privada, con distribución de bolsas de residuos, son también importantes.

         

      3. Limpieza de sitios o calles donde hay ferias libres

         

        La limpieza de las ferias libres se debe hacer inmediatamente después de su conclusión, por parte de los mismos generadores de residuos, o de personal provisto de escobas, palas y carretillas o carritos de mano. El lavado, especialmente de las áreas donde fueron vendidos pescado y carnes, se debe complementar con la aplicación de desinfectantes o desodorantes. Cuando haya un volumen grande de residuos, se pueden utilizar contenedores.

         

        Debe haber también un trabajo de fiscalización del aseo, en el sentido de orientar a los feriantes para que acondicionen los residuos.

         

      4. Limpieza del alcantarillado, cloacas y cauces

 

La limpieza de las alcantarillas puede ser realizada manualmente por uno o dos trabajadores, provistos de palas, picos y ganchos, o mecánicamente por una unidad provista de aspirador, motor y manguera para succionar el agua, llamado eductor.

 

Se debe limpiar con regularidad todas las alcantarillas, pero dándole la preferencia a:

 

 

En la limpieza de cloacas, es fundamental la existencia de un catastro que indique su posición.

 

La limpieza de cauces también debe ser programada pensando en los desbordamientos y en la ausencia de saneamiento, para evitar los malos olores y la proliferación de insectos y alimañas. Las limpiezas de las márgenes se puede hacer por medio del corte de pasto y la recolección de los residuos sólidos acumulados. El cauce mismo se puede limpiar tanto manualmente, como por medio de una draga o una retroexcavadora.

 

      1. Remoción de animales muertos

         

        La remoción de animales muertos de gran tamaño se puede hacer utilizando camiones provistos de carrocería cerrada o no munidos de un guinche.

         

        Es necesario divulgar un canal de contacto con la intendencia o directamente con la limpieza (por ejemplo, un número de teléfono específico) ya que este servicio se presta por demanda puntual.

         

      2. Pintura de la señalización de las calles

         

        En algunos casos este servicio es prestado por el departamento responsable por la limpieza urbana como complementación de los servicios de barrido.

         

        Además de darle realce a la limpieza del sitio público/calle, la pintura de las calles y los pasos peatonales es útil en la orientación del tránsito automotor y peatonal, La frecuencia adoptada en el plano de mantenimiento, es decir, el retorno regular para repasar la pintura, depende del tipo de material utilizado, como cal y látex y la calidad (aspecto) que se desea darle al sitio.

         

      3. Recolección de residuos voluminosos y escombros

 

Uno de los problemas que enfrentan a diario las administraciones municipales es la eliminación de residuos de las más distintas naturalezas, que no son removidos por la recolección regular. Esos residuos son tirados clandestinamente en todo tipo de áreas, como terrenos públicos y particulares, carreteras, paseos y áreas verdes, donde favorecen la proliferación de vectores, obstaculizan el tránsito de vehículos y peatones, y deterioran el paisaje urbano.

 

Las actividades de fiscalización de la limpieza pública es fundamental en la prevención de los vertidos clandestinos. Se debe orientar a la población sobre áreas autorizadas para el descarte de residuos y actuar firmemente con las personas sorprendidas en flagrante.

 

La recolección de residuos voluminosos es hecha generalmente por camiones basculantes o de carrocería de volteo, asociados o no a palas mecánicas. Dicha recolección puede planificarse de tal modo que se optimice la utilización de los equipos de la intendencia.

 

El sistema más usual, aunque el de menor racionalidad técnica, es el de recolectar los residuos de acuerdo con reclamos que provengan de diversos puntos de la ciudad.

 

 

Otro sistema de recolección de residuos voluminosos es el de operativos permanentes, mediante los cuales la intendencia sectoriza la ciudad y programa la recolección, informando previamente a la población sobre la fecha de la misma.

 

Este tipo de recolección presenta algunos inconvenientes, como la excesiva demora del retorno a un sector ya atendido, obligando a la población a permanecer con los residuos por largo tiempo, mientras la flota está permanentemente ocupada en la remoción de desechos.

 

El sistema que tal vez sea más razonable es el que invierte el concepto de recolección realizada por la administración municipal, transfiriendo la responsabilidad al ciudadano. Puede hacerse estableciendo y divulgando en los barrios los "sitios de escombros", a semejanza de los AMENITY SITES ingleses o las DECHETERIES francesas. Ocupando áreas pequeñas, con preferencia aquellas ya utilizadas para la descarga clandestina, pero cercadas y bajo la coordinación de un empleado, pueden funcionar como áreas de recepción y almacenamiento temporal de residuos traídos por el ciudadano, y no recogidos por los camiones del aseo en su recorrido regular. Esos residuos, posteriormente, serán transferidos a sitios más amplios por la administración municipal, y allá podrán ser reciclados o dispuestos en rellenos sanitarios.

 

La recolección especial, por parte de la administración mediante la solicitud y pago del servicio está prevista en varios reglamentos municipales. En caso de que haya otras prioridades para la flota, es posible asignar ese servicio a camioneros particulares registrados en la intendencia y debidamente informados sobre las áreas y tipos de residuos permitidos.